Columnas

Johana Bahamón nos cuenta cómo cocinó su nueva idea: restaurante Interno

A propósito de su nuevo restaurante dentro de una cárcel en Cartagena

Por Reconciliación Colombia

Muchos buscan a Cartagena por sus playas y por sus innumerables festivales. La actriz y modelo Johana Bahamón lo hace con frecuencia para saborear la sazón de los platos que preparan las internas de la cárcel San Diego, luego del emprendimiento que esta joven de sensibilidad social desbordante inició para conectar la vida de la población carcelaria con quienes están fuera de las cárceles, a través de un restaurante al que bautizó Interno. Es otra estrategia dentro de esas que se ha trazado en su Fundación para recuperar la vida de aquellas personas que permanecen en prisión. La primera fue hace cuatro años con Teatro Interno que logró una cobertura de 25 cárceles del país.

La Corporación Reconciliación Colombia la buscó para que nos hablara sobre este nuevo emprendimiento que les da una segunda oportunidad a quienes están tras las rejas:


1. ¿Qué es lo que más le emociona cuando visita el restaurante de la cárcel San Diego?

La eficacia del proceso de resocialización que se ha implementado. La veo en la felicidad de las internas con su participación. Tengo mucha satisfacción de estarlo logrando.


2. ¿Cuál es su plato preferido en Interno?

Todos los que se preparan con el amor y la dedicación con que lo están haciendo las mujeres recluidas en San Diego.

 

3. ¿Cuál es su conversación preferida mientras come allí?

Sueños, propósitos, segundas oportunidades, nueva vida, familia, crecimiento interno…

 

4. ¿Qué le dicen las internas que prestan su talento en la cocina?

Agradecen la comprensión y el apoyo de tanta gente a las segundas oportunidades.

 

5. ¿Quiénes le han ayudado a sazonar esta idea?

Los mejores chefs, Harry Sasson, Koldo Miranda, Mila, Charlie Otero, entre otros; así como  también entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales -BID, Gobernación de Bolívar, Alcaldía de Cartagena, Sena, Umata, Universidad de Bellas Artes, Hotel Las Américas- y, por supuesto, un gran equipo de trabajo.

 

6. ¿Cuántos hervores necesita el país para reconciliarse?

Uno solo que involucre la auténtica decisión de perdonar.

 

7. ¿Qué aditivos le pondría a la sazón de la reconciliación del país?

Para EMPEZAR credibilidad; seguido de un FUERTE compromiso para generar una DULCE reconciliación.

 

8. ¿Por un plato a la mesa puede comenzar la reconciliación?

Absolutamente, un plato a la mesa se puede transformar en una oportunidad. 


9. ¿Qué plato fuerte viene para la Fundación de Johana Bahamón en este 2017?

Seguir expandiendo nuestro modelo de intervención en más cárceles nacionales e internacionales.