2017, el año para sellar alianzas para la reconciliación

Por Ricardo Santamaría
Director Corporación Reconciliación Colombia

El año que inicia representa para Colombia una oportunidad única e histórica para sellar las alianzas sociales, empresariales e institucionales. Nos merecemos darnos la oportunidad de reinventarnos como sociedad, ahora que el ruido de la guerra ha cesado.

Este 2017 será para la Corporación Reconciliación Colombia un año de grandes apuestas por acelerar el reencuentro entre los colombianos, la reconstrucción del tejido social y económico de comunidades, el empoderamiento de las mujeres en sus comunidades y la participación activa de los jóvenes como agentes de cambio.

A finales de 2016, vimos que esto no solo es posible, sino que soñarlo y lograrlo tiene unos alcances que ni nosotros mismos alcanzamos a imaginar. Me refiero al impacto que tuvo la Primera Macrorrueda para la Reconciliación realizada en Cali el pasado 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2016. Allí se dieron cita cerca de 1.600 personas entre voceros de proyectos sociales y productivos de todo el país, empresarios y fundaciones, fondos de inversión, embajadores y representantes de la cooperación internacional, funcionarios públicos, académicos y emprendedores, en una reunión sin precedentes, todos unidos bajo la consigna de que la reconciliación es crear oportunidades para progresar. Reconciliación es desarrollo y acciones concretas. En este año, vamos a hacer seguimiento de las expectativas y acuerdos de negocios que se generaron, por cerca de 40 mil millones de pesos.

Por otra parte, durante 2017 el Fondo Reconciliación Colombia pondrá a disposición de organizaciones y comunidades cinco convocatorias que buscan favorecer el trabajo de mujeres emprendedoras tanto rurales como urbanas, apoyar iniciativas espirituales que desarrollen trabajo comunitario, proyectos productivos innovadores y emprendimientos culturales. Como resultado de estas convocatorias, el Fondo acompañará a por lo menos 50 emprendimientos sociales y productivos para multiplicar sus impactos, desarrollando capacidades para la reconciliación.

Por eso, no quiero dejar pasar en estas líneas nuestro agradecimiento a organizaciones cuyo compromiso con la construcción de paz nos ha permitido consolidar alianzas en pro de mujeres, jóvenes, comunidades que profesan distintas religiones y espiritualidades. Entre estos quisiera resaltar los esfuerzos de Coca-Cola, Pepsico, la Organización de Estados Iberoamericanos –OEI-; y Cerescos, quienes están aportando con acciones concretas a la reconciliación apoyando proyectos.

Este año, por ejemplo, la apuesta por fortalecer los emprendimientos productivos liderados por mujeres en zonas clave para el posconflicto será vital para transformar los entornos. Coca-Cola Company se ha apoyado en Reconciliación Colombia para generar capacidades y acompañar a las mujeres para hacer de sus iniciativas proyectos sostenibles, facilitar procesos de confianza, empatía, reciprocidad y cooperación. Esto permitirá, a su vez, comercializar mejor sus productos y servicios y profundizar prácticas con enfoque reconciliador.

Mientras tanto, con Pepsico desarrollaremos un piloto en el municipio de Toca, en departamento de Boyacá, para potenciar a mujeres dedicadas al cultivo de papa para que se asocien y fortalezcan su cadena productiva. En particular, esta alianza quiere rodear el trabajo que en la agricultura realizan las mujeres, así como su acceso al agua.

Quienes ya nos conocen a través de nuestras estrategias la Reconciliación es nuestro Cuento saben de nuestro empeño por despertar en los jóvenes su gran potencial en la construcción de un país. También lo queremos hacer con sus padres, pues el referente de país que tienen de estos ha estado marcado por el conflicto armado y sus consecuencias. Este 2017 profundizaremos en esta  estrategia a partir de las lecciones aprendidas del año anterior, involucrando todavía más a la comunidad educativa y yendo a más territorios.

También nos gratifica saber que en muchos de estos esfuerzos contaremos con el Programa de Alianzas para la Reconciliación, PAR, una iniciativa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –Usaid- y Acdi Voca. Con su acompañamiento lograremos nuestro fortalecimiento organizacional como Corporación para mantener nuestro foco en promover acciones colectivas que le aporten a la reconciliación, empoderando a los actores locales en la reconstrucción del tejido social y económico de 20 municipios priorizados por la afectación que sufrieron del conflicto armado.

De igual forma, esperamos continuar inspirando a los colombianos para construir colectivamente una cultura de la reconciliación en donde quepamos todos. Y para esto, motivaremos a los colombianos a comprometernos con cambios de comportamiento y acciones cotidianas a partir de la figura de Embajadores de la Reconciliación, figuras públicas que por su incidencia inspiren un legado de cambio en sus círculos sociales, que inviten a la colaboración reconociendo y confiando en el otro aun cuando existan diferencias. Esa es la idea.

Agradecemos a nuestros 94 socios el voto de confianza; así como a las instituciones y personas que fueron clave para la puesta en escena de la Primera Macrorrueda, en el Centro de Eventos Valle del Pacífico, entre ellos: MINTIC, Prosperidad Social, PNUD, Embajada de Canadá, Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional, Alcaldía de Cali, Gobernación del Valle, Mincomercio, Procolombia, CAF y 25 aliados más, públicos y privados, nacionales e internacionales, gracias a los cuales pudimos cumplir este sueño de la Macrorrueda para la Reconciliación. En todos estos propósitos hemos encontrado grandes aliados. A todos: ¡Gracias!

COMENTARIOS