Las comunidades lideran la reconciliación

Por: Ricardo Santamaría

Director Ejecutivo de Reconciliación Colombia

 

Reconciliación Colombia se abre a una nueva etapa en este año, pero continúa con el mismo enfoque de trabajo: Acción colectiva desde los territorios.

Consolidar el posconflicto y convertir este momento histórico en una verdadera oportunidad para el desarrollo, implica que debemos ir más allá del cumplimiento de los acuerdos de paz.

Estos acuerdos -el que se hizo con las FARC y el que se negocia actualmente con el ELN- sin duda son importantes, pero para reconciliar al país se requiere mucho más.

La reconciliación y la paz se hacen sostenibles en el compromiso y la decisión de cada colombiano. Una decisión individual que se convierte en acción conjunta.

Recientemente, con el liderazgo del Centro Nacional de Consultoría, dimos a conocer los resultados de la Segunda Encuesta Nacional de Reconciliación. La pueden consultar completa en el siguiente link http://reconciliacioncolombia.com/Resultados_Encuesta_Reconciliacion_y_Paz_2017.pdf

Hay muchos hallazgos significativos, de los cuales quiero resaltar uno: En las comunidades, por encima de los municipios y el país, es donde con mayor fuerza se siente el impacto de la reconciliación.

Veamos. La pregunta a los encuestados es la siguiente: “En una escala, donde 1 significa un nivel extremo de conflicto y 5 una sociedad reconciliada, según su opinión en que nivel se encuentra el país?” Y luego se hace la misma pregunta dos veces más, cambiando el final: Según su opinión en que nivel se encuentra su municipio y su comunidad.

O sea, estas tres preguntas buscan establecer en donde se siente con mayor fuerza la reconciliación: ¿En el país, en el municipio o en la comunidad?

Y las respuestas, sumando los que contestaron en grado 4 y 5, son: En el país, 17%; Municipio 34% y comunidad 44%.

Y estos números son muy relevantes por el enfoque de trabajo de nuestra Corporación: Todos nuestros proyectos, sin excepción, buscan fortalecer e incrementar las capacidades de las comunidades de base.

En otras palabras, todos los proyectos, sociales o productivos, que apoyamos a través del Fondo de Reconciliación o los que impulsamos a través de alguna de nuestras iniciativas como Juégatela por la Reconciliación o La Reconciliación es Nuestro Cuento, están en las comunidades campesinas (Veredas o Municipios rurales) o en los barrios de las capitales o las ciudades de Colombia.

Conclusión: la reconciliación y el posconflicto de Colombia se está construyendo desde los territorios y las comunidades de base en campos y ciudades.

Esto habla del impacto real y concreto que están teniendo iniciativas como la nuestra y seguramente otras públicas y privadas.

Y también, fortalece nuestra orientación de siempre buscar alianzas con empresas, fundaciones, entidades de cooperación internacional e instituciones del gobierno nacional, regional o local.

Hoy es más cierto que nunca eso de que la unión hace la fuerza. Y también, de que unidos podemos más.

Ojalá que los lectores de esta breve nota, puedan consultar con mas detalle nuestra Encuesta de Reconciliación 2017, que nos da pistas certeras de por dónde orientar nuestras iniciativas.

Como lo dijimos en nuestra pasada Asamblea: Es momento de hacer más.

Invitamos a todos nuestros aliados y socios a redoblar esfuerzos en este año decisivo de la historia de Colombia. El año en que la construcción de la paz se convirtió en tarea de todos y para todos.

 

 

 

 

COMENTARIOS