Acciones Reconciliadoras

“Las empresas deben reconciliarse con las comunidades”

Representantes de la empresa privada de Antioquia y Gran Tolima, hablaron sobre el papel de ese sector en la construcción de paz en el primer encuentro de Reconciliación Colombia realizado en Medellín.

Foto: Diana Sánchez, Revista Semana.
 
“Las empresas deben redefinir su rol. A partir de ahora, la creación de riqueza debe hacerse de manera conjunta al desarrollo social”. La frase de Luis Fernando Rico, presidente de Isagen, abrió el panel sobre el rol de la empresa privada en la reconciliación.
 
Este debate se realiza en el marco del primer encuentro de Reconciliación Colombia, que reune a más de 60 organizaciones de Antioquia, Tolima, Huila, Chocó, Caquetá y Putumayo.
 
Muchas de las organizaciones sociales que participan en el encuentro, cuestionaron el papel que han jugado las empresas en los 60 años de conflicto que ha vivido el país.  Aristarco mosquera, representante del concejo comunitario de Asocasan en Chocó, dijo que en sus comunidades la palabra empresa es sinónimo de temor.
 
En un sentido similar, varias personas hablaron de los problemas que se presentan en sus comunidades cuando las empresas llegan al territorio. “No contratan a las personas de la zona, y eso genera violencia e inequidad”, contó Yolanda Perea, directora de la Fundación el Puerto de mi Tierra, que trabaja en Riosucio, Chocó.
 
Luis Carlos Salinas, director del Observatorio de Paz de la Universidad del Tolima, dijo que no se puede hablar de los empresarios en la reconciliación sin entender que la acumulación de riquezas es una de la causas del conflicto colombiano. “Por esa razón, las empresas deben pensar enreconciliarse con las comunidades”.
 
En ese sentido, David Bojanini, presidente del Grupo Sura, dijo que el Gobierno juega un papel importante. “Se hace necesaria la presencia del Estado, para que ejerza el control. Si no, van a seguir existiendo empresas que abusan de las comunidades y que no cumplen la ley”.
 
Además, resaltó que existen empresas que trabajan por la paz. Nestle,por ejemplo, presentó su iniciativa, que consta de tres centros de reconciliación, dos de los cuales están en Caquetá.
 
Isagen, por su parte, apoya los Programas de Desarrollo y Paz (PDP) en varias regiones del país, y trabaja con proyectos fuertes en Tolima y el oriente antioqueño.
 
En el panel también tuvieron la palabra dos empresarios pequeños, que trabajan con las comunidades. Empresarios Agrícolas por la Paz, conformada por varios campesinos del Putumayo, que cambiaron los cultivos de coca por pimienta y ho hoy venden su producto a restaurantes como Wok y Harry Sasson.