Un relato sobre el perdón en el Encuentro Regional

Yolanda Perea, abusada sexualmente por la guerrilla cuando todavía era una niña, descubrió que había perdonado cuando se encontró cara a cara con una persona del mismo grupo armado.

Foto: Diana Sánchez.


Yolanda Perea relató su historia a los asistentes al primer Encuentro Regional de Reconciliación Colombia:

Tenía 11 años cuando un guerrillero de las FARC la violó cerca de su casa en la vereda La Pava del municipio de Riosucio (Chocó).  Por esa misma época, mataron a su mamá y tuvo que salir desplazada con su familia.

Tras andar dando vueltas por Chocó y Antioquia, se radicó en Medellín. Allí se vinculo a las organizaciones de victimas y comenzó a trabajar por las que habían quedado en su territorio.

Formo la Corporación el Puerto de mi Tierra y allí empezó a consolidarse como líder. Cuando salió la ley de víctimas, fue elegida como única representante de Antioquia en la Mesa Nacional de Víctimas.

Esa notoriedad le sirvió para ser una de las protagonistas de las Rutas de la Memoria, una iniciativa de la Alcaldía de Medellín en la que 11 víctimas del conflicto contaban sus historias en un bus abierto al público que visitaba lugares de la ciudad que tuvieran que ver con el conflicto y la violencia.

Allí vivió uno de los momentos más impactantes de su vida, cuando le contó su historia a un señor que ingresó al recorrido. Cuando Yolanda le contó su historia, el señor lloró y se puso pálido.

“Me dijo que había sido parte del mismo grupo armado, que había andado por la misma zona, y que le había violado a muchas niñas como yo”. Cuenta. 

Quedo fría, pero luego le dio la mano y le dio la bienvenida al bus. “Le dije que teníamos que pensar en un nuevo mañana en el cual teníamos que trabajar para que estas cosas no volvieran a pasar”. Nunca volvió a ver al señor.

En ese momento, Yolanda descubrió que había pasado la página. “Si yo no hubiera tenido el apoyo sicosocial, tal vez hubiera reaccionado violentamente, y hasta lo  hubiera matado. Pero me di cuenta que había perdonado”.