Hay una masa de ciudadanos que no tiene representación

El Registrador Nacional, Carlos Ariel Sánchez, afirma que el Sistema Electoral debe generar mecanismos para representar a todos los ciudadanos, pues hay muchos intereses que no encuentran cómo expresarse.

A propósito de los votos nulos, los votos sin marcar, los votos en blanco y la abstención, que, sumados, redondean más del 60 por ciento en las elecciones del domingo, Reconciliación Colombia entrevistó al Registrador para hablar de temas como representación, confianza y legitimidad de las instituciones, que son esenciales a la hora de hablar de reconciliación.
 
Sánchez dijo que para reconciliarse el país necesita pasar de los sistemas formales a crear formas de verdadera representación democrática para un país que necesita reconstruirse y representar a los casi seis millones de desplazados. “Cuando a usted lo desplazan es como si quedara huérfano. No tiene una comunidad social y política a la que referirse. Y esa reconstrucción es posible si se tiene vida política”, afirma.

 

 
Registrador, hablemos de los votos no marcados, los votos nulos, los votos en blanco y abstención...
 
Mi tesis de los votos no marcados tiene dos fuentes. Una primera es la incapacidad de la gente de marcar el tarjetón. Y una segunda es que las personas van por el certificado electoral, pues lo necesitan. La estrategia frente a la primera de las fuentes, es decir personas que desconocen cómo votar, y también frente a votos nulos, ha sido cambiar los tarjetones. En el 2011 se cambió la tarjeta electoral para asambleas y concejos y lograron disminuirse al 50 por ciento en lo que tiene que ver con votos nulos. En el año 2014 también se hizo el cambio de la tarjeta y no logramos bajar significativamente. La Cámara está en el 15 por ciento de votos nulos y el Senado en el 11 por ciento de votos nulo. La idea era bajar el 50 por ciento.
 
El voto nulo y el voto no marcado comparten las dos fuentes de inconformidad y desconocimiento.
 
Reconoce que fue alto el número de votos nulos y no marcados
 
Me preocupa que pese al cambio no bajamos las cifras. No hubo un impacto al cambiar el tarjetón.
 
Las elecciones del domingo dejaron claro que hay un problema estructural en los tarjetones. ¿O no lo ve así?

Para esta elección se hicieron 25 simulacros y se aplicaron pruebas a 1.000 votantes y eso arrojó el modelo.
 
Pero en vista de las cifras que tiene sobre su escritorio, ¿le parece que funciona?
 
Las cifras que tengo aquí, son el top 20 de los municipios con mayor número de votos nulo. Y me sorprende Boyacá con municipios agrarios como Tibaná, Suesca, Tausa. Eso no tiene que ver con el campesino ignorante, sino con el campesino inconforme. Ese es un voto nulo consciente. Tenemos la percepción de que mucha gente voto nulo a conciencia. El tema de las dignidades puede haber pesado.
 
Comenzó a hacer carrera llamar a este partido de los brutos…
 
Se puede conformar un partido, pero, ojo, ellos se creen más inteligentes.
 
¿Cómo así?
 
Creen que los brutos son los que votan por los candidatos. Eso piensan si nos ponemos del otro lado, es decir en sus zapatos...
 
Y el voto en blanco...
 
Al voto en blanco pudo haberlo afectado que se generó una especie de publicidad que no le favoreció. Por ejemplo, se dijo que los votos en blanco se sumaban al voto ganador. Esta vez la gente se fue por el voto nulo y no por el voto en blanco.
 
¿Y la abstención?
 
No sé en qué franja ubicar a los abstencionistas. En este país, la abstención puede representar a una masa de indiferentes. En el voto en blanco hay una actitud activa, la abstención no. Para muchos programas asistencialistas se necesitan el certificado electoral, así que todos los que necesitan del este certificado van.
 
Los abstencionistas o no necesitan nada del Estado o son tan marginales que no necesitan nada. La única forma de combatir eso es el voto obligatorio. Pero la abstención es una alternativa pues si las personas no quieren votar, no quieren votar.
 
Entonces, ¿no ve problema?
 
El Sistema Electoral no está reflejando todos los intereses que deberían estar representando. Hay una masa de ciudadanos que no tiene representación. El Sistema Electoral debe generar mecanismos para que haya esa representación. Debería haber más partidos políticos o nuevos mecanismos, circunscripciones especiales. Hay intereses que no encuentran cómo expresarse. Por eso es que considero que la abstención no es antidemocrática. El voto obligatorio es llevar la gente a la brava a votar.


La reconciliación necesita reconstruir todo un tejido social en un país en donde hay seis millones de desplazados. Cuando a usted lo desplazan, al sitio en el que llega tiene que reconstruir su comunidad social y política y eso solo es posible si tiene vida política, si es ciudadano, donde pueda participar con organizaciones, partidos, colectividades que lo representen para exigir. Nosotros tenemos formas clásicas de representación y yo lo que digo es que debemos crear otras formas de representación. Ser conscientes de que las formas de representación no alcanzan a cubrir todos los conflictos. Seguramente transitoriamente, pero hay que crearlas.

¿Qué se le ocurre que podría crear?
 
El Estado tiene que bajar hasta las comunidades más pequeñas. Cuando llegan aquí desplazados no traen ni identidad. Es reconstruirles desde su identidad para que puedan acceder a derecho y después que puedan votar, pero además votar por quienes se sientan representados. Todo eso se necesita. Más orientada a la gestión social.

 ¿Y los fraudes a la democracia formal?
 
Nosotros solo somos la expresión formal del sistema político. Aquí solo se registran datos. El Consejo Electoral tiene competencias en temas de la democracia real.