Empresas tienen que reinventarse para la reconciliación

Los 60 representantes de la sociedad civil, el empresariado y las autoridades locales presentes en la mesa redonda del tercer encuentro de Reconciliación Colombia,  debatieron acerca del papel de los empresarios en la reconciliación del país. 

Luis Baquero, profesor de la Academia de Historia del Meta, dijo que “si a los empresarios les va bien, al país también le debería ir bien”, y dejo claro que actualmente eso no sucede. Por su parte Rosalba Jimenez, representante de la etnia indigena Sigun de la Orinoquia, criticó el papel de las empresas que trabajan en la región, pues según ella no tienen en cuenta a sus comunidades y no colaboran con el desarrollo de la sociedad civil. “Nosotros necesitamos lugares con agua, aire para respirar y tierra para sembrar, pero no nos ayudan”, dijo. 

En ese sentido, muchos representantes de organizaciones de víctimas y desmovilizados, pidieron que los empresarios presentes los tuvieran en cuenta a la hora de realizar sus inversiones. Debora Barros, víctima de la masacre de Bahía Portete, dijo que es importante constituir más escenarios de diálogo entre comunidades e inversionistas, y Mayerlis Angarita, del colectivo de Narrar para Vivir, pidió que el encuentro diera como resultado un compromiso específico de las empresas. 

A pesar de las críticas, muchas personas se mostraron satisfechas con algunas de las iniciativas presentadas por grandes y pequeños empresarios. Sandra Gutierrez, representante de la Junta de Acción Comunal de la vereda de Mesetas en Villavicencio (Meta), quien también es víctima  de la violencia, contó que en su pequeña empresa le da trabajo a 16 desmovilizados, que hoy le han brindado excelentes resultados. “Yo tengo más motivos para no creer, y sin embargo creo”. 

También se presentó Fenalco, que apoya a los desmovilizados con capacitación y oportunidades laborales con su programa de minimercados, y la Federación Nacional de Cafeteros, que en la region ha invertido en el retorno de 6.000 familias desplazadas.

Otros representantes de empresas como Ecopetrol y El Cerrejón, dijeron que cada día tienen que reinventarse para trabajar por la realidad del país.  “Reconocemos que nuestra empresa causa un impacto grave en el medio ambiente y dramático en las comunidades, pero todos los días trabajamos para compensar esos daños”, dijo Juan Carlos Restrepo, Vicepresidente de comunicaciones de Cerrejón.