Acciones Reconciliadoras

Las propuestas surgidas de los tres Encuentros Regionales

La discusión en los encuentros regionales que ha realizado Reconciliación Colombia ha sido similar, pero se han puesto sobre la mesa propuestas y temas diferentes en cada región.

Con el encuentro realizado el 19 de marzo en Barranquilla (entre las regiones del Caribe y la Orinoquia), ya son tres las reuniones que Reconciliación Colombia ha organizado a lo largo del país para que representantes de diferentes sectores de la sociedad se sienten a hablar sobre cómo adelantar un proceso de reconciliación en Colombia. 

Aunque en los tres encuentros se han dado conclusiones parecidas, muchos temas y propuestas han sido diferentes en cada región. Este es un resumen de lo más importante:

Encuentro Antioquia – Gran Tolima (Medellín):

- Se habló de la importancia de las autoridades comunitarias: las Juntas de Acción Comunal, los concejos territoriales de comunidades negras y los resguardos indígenas. La reconciliación se debe armar con cada uno de ellos y las autoridades deben respetarlos y tenerlos en cuenta para sus decisiones.

- Los representantes de las organizaciones de la sociedad civil dijeron que la tarea más urgente de las autoridades locales y nacionales es recuperar la confianza con las comunidades. 

- Ante la queja de algunas comunidades, los empresarios dijeron que la responsabilidad también era del Gobierno Nacional. “Necesitamos la presencia del Estado en los terrenos en donde estamos, la responsabilidad no es sólo de las empresas”, dijo David Bojanini, presidente del Grupo Sura.

Encuentro Pacífico – Centro (Cali):

- Se criticó al centralismo. Las regiones necesitan más autonomía para poder invertir y armar sus propias políticas de reconciliación.

- Una propuesta concreta fue crear un comité por la reconciliación en el Pacífico, compuesto por los representantes de los diferentes departamentos. La primera reunión sería en Aguablanca (Cali).

- Muchos dijeron que hay que pasar a la acción. Los símbolos son importantes, pero la paz se construye con acciones. 

- La reconciliación implica costos que debe asumir toda la sociedad, especialmente los que más plata tienen y los empresarios.

- Feliciano Valencia, representante de los indígenas del norte del Cauca, propuso hacer campamentos de paz (reuniones de las personas que trabajan por la reconciliación) en los lugares en conflicto. 

- Crear un banco itinerante de instrumentos donados y una sinfónica juvenil con los niños de lugares en conflicto, fue una de las ideas del músico bogotano Cesar Lopez.

Encuentro Caribe – Orinoquia (Barranquilla)

- La educación fue la gran protagonista de este encuentro. Los empresarios y algunos miembros de organizaciones sociales dijeron que acabar las brechas entre educación pública y privada o rural y urbana es el primer paso para la reconciliación.

- También se habló de las nuevas generaciones. No ver a los jóvenes como un problema sino como parte de la solución, y aprender de los niños, pues como dijo Jaime Tres Palacios, de la Fundación Restrepo Barco, “ellos son los mejores maestros de la reconciliación por su inmensa facilidad de perdonar”.

- El Gobernador del Meta, Alan Jara, propuso que la inversión en el postconflicto se haga en las regiones de manera proporcional al daño que cada una sufrió por el conflicto. 

- Mayerlis Angarita, víctima de la violencia y representante del Colectivo Narrar para Vivir, pidió que se firmara un compromiso con los empresarios, para que estos las comenzaran a tener en cuenta a la hora de tomar sus decisiones.

Conclusiones comunes:

- En los tres encuentros se dijo que la reconciliación no es una sola, porque para cada persona puede significar algo diferente. La propuesta es tratar de recoger todos esos significados y trabajar por ellos.  

- La reconciliación se debe hacer desde los territorios y las regiones porque cada una tiene su propio contexto histórico. 

- La tarea no es sólo de víctimas y victimarios o de quienes han sufrido por la guerra, la reconciliación depende de todos los colombianos. 

- Muchas comunidades (en Chocó, La Guajira o los Llanos) se quejaron del papel de las empresas en sus territorios y les pidieron que se reinventaran, acompañando la generación de riqueza con el desarrollo social. “Al país no le puede ir mal si a los empresarios les va bien”.

- Trabajar unidos: Sociedad civil, autoridades y empresarios deben articular sus esfuerzos para que impulsar definitivamente la construcción de paz. 

- La reconciliación no está ligada al proceso de paz en La Habana, pues la firma de un acuerdo no la garantiza. Se debe empezar a trabajar desde ya.
Implica hablar de memoria, de verdad, de reparación. No puede haber reconciliación si no se reconoce la verdad de lo ocurrido.