El hombre que propone pedalear por la paz

El próximo cuatro de abril, Apartadó recordará a las víctimas del conflicto armado con un recorrido en bicicleta por los lugares del pueblo donde ocurrieron actos violentos. Jovany Mena, creador de la iniciativa, explica los objetivos de esta actividad.

Jovany Mena nació en Itsmina pero ha vivido toda su vida en Apartadó, en el Urabá antioqueño. En sus 37 años de vida ha sido un testigo anónimo de la violencia que ha asolado a esta región del noroccidente del país. Cuando era joven presenció la masacre de la Chinita y años después le brindó posada al asesino de su hermano. Estas experiencias lo motivaron a trabajar por la reconciliación en el país.

Jovany Mena, el hombre que propone pedalear por la paz. Foto: Archivo Particular.  Arriba: En Apartadó, el presidente Santos se sumó a la campaña Pedaleamos por la Paz. Foto: Presidencia.

Mena es el líder de una iniciativa llamada “Las víctimas pedaleamos por la paz”. Con ella pretende visibilizar a las víctimas del conflicto armado interno y mostrarle a la sociedad que no son personas pasivas que esperan únicamente la ayuda del Estado. Mena dice que a pesar del dolor y de la soledad, las víctimas son las primeras llamadas a construir la paz y a hablar de reconciliación. Por eso se van a encargar de dar el primer pedalazo en esa dirección.

La actividad está planeada en el municipio de Apartadó el día cuatro de abril, que es el día de las víctimas de las minas antipersona. La idea es que a través de un recorrido en bicicleta por el pueblo, pasando por los lugares en donde ocurrieron masacres y explotaron bombas, se haga una conmemoración a todos aquellos que perdieron sus vidas en medio del enfrentamiento entre los grupos armados. Mena espera que participen más de doce mil personas en esta actividad que también se realizará en el mes de mayo en Mampuján, sur de Bolívar.

“Nosotros tenemos la bicicleta de la paz, que es un modelo de los años cincuenta que simboliza todos los años que llevamos en guerra. Con ello queremos hacer memoria pero también empezar a superar todas estas décadas de sufrimiento y a construir un verdadero desarrollo para todos. Y como la bicicleta es tipo cartero, en los bolsillos vamos a meter los deseos y los propósitos que tenemos las víctimas para lograr la paz” explica Mena.

Según él, escogieron la bicicleta porque es un medio muy utilizado por las personas para ir a trabajar y a estudiar. Pero para poder usarla hay que gastar energías. Lo mismo pasa con la paz porque aunque todas las personas la desean, requiere que las víctimas perdonen y aprendan a convivir con los victimarios. Entonces la bicicleta se identifica con la paz porque ambas implican un esfuerzo.
 
En palabras de Mena, “tanto el uso de la bicicleta como la consecución de la paz tienen sus costos. Pero ningún precio que tengamos que pagar por ella va a ser más alto que el de continuar en esta larga guerra”.