Orquesta Filarmónica de Bogotá rendirá homenaje a las víctimas

El 9 de abril, Día nacional de memoria y solidaridad con las víctimas, la orquesta, dirigida por Francisco Zumaqué y acompañada por cantantes y actores como Valeriano Lanchas, Nicolás Montero, Humberto Dorado, Adriana Bottina, Dayana Blanco y Karoll Márquez, presentará la obra “Resiliencia en la tierra: un concierto por la reconciliación y la paz”.

Foto: Archivo Semana
 
La obra cuenta con la participación de 120 músicos, cantantes y actores que buscan llevar a los espectadores a un viaje de esperanza.
 
A través de nueve cartas, Resiliencia nos permitirá conocer  historias de víctimas del conflicto que luego de vivir circunstancia de extremo dolor alcanzan la Resiliencia -capacidad de sobreponerse al dolor-, logrando rehacer sus vidas a través del perdón, el arraigo, o el simple deseo de vivir.
 
Reconciliación Colombia habló con Ana Teresa Bernal, alta consejera distrital para los derechos de las víctimas, sobre esta gran obra y su significado.
 
¿En qué consiste la obra?
 
Es un homenaje muy lindo a las víctimas del conflicto armado que ha preparado la orquesta filarmónica de Bogotá. Esta obra trasciende más allá de la música, convirtiéndose en una obra en la que participan, entre otros, el maestro Francisco Zumaqué y el director de teatro Nicolás Montero. También va a haber una presentación de Valeriano Lanchas, tenor mundialmente conocido. La obra tiene que ver con la manera como las víctimas, en el caso colombiano, vuelven a surgir desde las cenizas, desde el dolor y los daños causados por la violencias, para continuar y seguir viviendo y compartiendo esa vida. Eso es Resiliencia, la obra que ofrece la filarmónica de Bogotá mañana en la noche en honor a las víctimas.
 
¿Por qué cree que es importante contar las historias de las víctimas desde la música y el arte?
 
Creo que es muy importante porque es un medida de reparación a la víctimas. Una de las cinco medidas de reparación son las medidas de satisfacción, que tienen que ver con la recuperación de la memoria, de la dignidad, el perdón y todas las medidas que ayudan a una persona a recuperarse emocionalmente después de haber sufrido daños de esa magnitud. Este regalo de la Filarmónica de Bogotá se enmarca en estas medidas que debemos ofrecer a las víctimas. En Colombia, además de que hay millones de víctimas del desplazamiento, de la violencia sexual, del homicidios, delas minas, del secuestro, de la desaparición forzada, etc., toda la sociedad se siente víctima. No hemos tenido ni un solo día de paz. Y esta obra es un regalos para los bogotanos para que podamos recuperar el aire y la fuerza para seguir trabajando por un país en donde se pueda vivir en paz y en donde no se repita la violencia del pasado.
 
¿Cómo lograron ponerse de acuerdo en qué hacer con las organizaciones de víctimas y las diferentes instituciones a nivel local y nacional que invitan a este evento?
 
En este caso, la iniciativa la tuvo en gran parte la orquesta filarmónica y su director David García. Nos encontramos. Ya llevamos tres años de conmemoración del 9 de abril, día nacional de la memoria y solidaridad con las víctimas, y ellos empezaron a trabajar hace rato, sin decirle nada a nadie, para entregarnos esta obra en este día tan especial para el país. Todos estamos expectantes de poderla ver.