Infraestructura, uno de los retos para el posconflicto

Expertos describieron las causas del histórico rezago del transporte en el país y explicaron la importancia que tendría su superación en un escenario posterior al conflicto armado.

Foto: Archivo Particular

Superar el atraso en la infraestructura de transporte  es uno de los requisitos para la paz y la reconciliación. Esta podría ser la conclusión del Foro de propuestas para el posconflicto, una actividad académica en la que tres expertos en el tema coincidieron en la importancia de integrar físicamente al país a través de una red que involucre todos los sistemas de transporte.

La reflexión comenzó con una reconstrucción de la historia del transporte en Colombia presentada por María Teresa Ramírez, investigadora del Banco de la República. Ramírez dijo que el rezago del transporte es histórico y aportó como ejemplos el hecho del estancamiento del sistema de ferrocarriles y la exigua inversión pública en infraestructura. Según Ramírez, dicho monto no supera el uno por ciento del Producto Interno Bruto.

Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, retomó lo dicho por Ramírez y dijo que además del aumento de los recursos es necesario mejorar la institucionalidad del sector, preferir los criterios técnicos antes que los políticos y planear proyectos a largo plazo. “Pero lo más importante de todo es que no se roben la plata, que no haya corrupción”, afirmó.

Por su parte, Diego Otero explicó que las vías secundarias y terciarias son fundamentales en este propósito porque las zonas más pobres son las que carecen de infraestructura. Según este investigador de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas,  “la importancia de la infraestructura vial para el posconflicto radica en que posibilitaría el aumento de la productividad, los crecimientos del empleo y del ingreso, y una consecuente disminución de la desigualdad”.

Los “Foros de propuestas sobre el posconflicto en lo económico, territorial y social” son organizados por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional y por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo. La próxima actividad será el 14 de mayo cuando estudiosos del tema rural y urbano se reunirán para pensar en las transformaciones que requieren estos sectores de cara a la paz y a la reconciliación del país.