La memoria, invitada de honor en la Feria del Libro de Bogotá

Este año la Feria Internacional del Libro de Bogotá será el lugar de la memoria. Con la participación de diferentes autores que han plasmado la memoria de sus pueblos en sus escritos y un espacio dedicado al tema y a los trabajos del Centro de Memoria Histórica, la fiesta de las letras le rinde honor al pasado y a la importancia de tenerlo presente.

A principios de esta semana se inauguró la vigésimo séptima Feria Internacional del Libro en Bogotá. Una vez más, la literatura se tomó la ciudad y con la visita de grandes maestros como Mario Vargas Llosa, se dio inició a la fiesta de la letras. 

Este año la feria trae nuevas experiencias. Además de la prosa, el verso, los ensayos, los debates sobre el arte de la palabra, y el inefable placer de ver cómo la literatura se ha convertido en una parte intrínseca de nuestra cultura, este año la FILBo será el lugar de la memoria. 

La feria de este año invitará a los asistentes a reflexionar sobre la memoria, la importancia de la misma y la diferentes narrativas mediante las cuales tanto los pueblos como los individuos construyen el tejido de la memoria histórica.

Para ello, los organizadores del evento internacional junto con el Centro Nacional de Memoria Histórica, han venido organizando una serie de charlas y exposiciones  que tienen como eje transversal el tema de la memoria. A través de un segmento titulado “Conversaciones que le cambiaran la vida” que se realizará todos los días a las 6 de la tarde, diferentes autores se reunirán para discutir sobre la memoria y el papel que juega la literatura en la construcción de la misma.

Este segmento de la feria fue inaugurado el pasado 30 de abril, con la participación del Nobel Mario Vargas Llosa que vino en representación de Perú, como país invitado de honor. No es coincidencia que Vargas Llosa abra estas conversaciones sobre la memoria. 

A través de novelas como La Fiesta del Chivo, en la que plasma la historia del pueblo de Santo Domingo durante los últimos años de subyugo bajo el mando de un tirano que no suda, o en su más reciente novela El héroe discreto, en donde a través de historias de peruanos del corriente refleja el carácter y la semblanza de su país, el Nobel ha logrado plasmar la memoria de diferentes pueblos en sus escritos.

Por su parte, Gabriel García Márquez, nuestro Nobel, también hará presencia en la feria a través de la memoria. Las poéticas letras de Gabo serán traídas al presente mediante lecturas, conversatorios y diferentes homenajes que recordarán cómo, a través de la mejor de las literaturas, nuestro Nobel tejió la historia del país. 

En El amor en los tiempo del cólera revivió la historia del romance de sus padres en un tiempo en que la correspondencia se hacia mediante telegramas y los viajes en barcos de vapor por el rio magdalena. 

En El general en su laberinto trajo al presente la historia y personalidad de uno de los personajes más emblemáticos de la historia latinoamericana. 

Y en Cien años de soledad dejó plasmada la historia de una familia y, a su vez, la realidad del pueblo colombiano. Por eso el presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González Villa, recordó que gracias a las letras de Gabo “hoy el país en cualquiera de sus escenarios no es ajeno al momento que se nos plantea, la obligación de recordar para no estar condenados a cien años de soledad”.

Pero además de los grandes autores que han demostrado cómo a través de la literatura se puede hacer memoria y los conversatorios que se vienen realizando sobre el tema , la fiesta de los libros de este año tiene un espacio especialmente dedicado al Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y los resultados de su trabajo durante los últimos años. 

En el segundo piso del pabellón 6 en CNMH cuenta con una extensa programación que incluye la presentación de libros, documentales, exposiciones, talleres y charlas. Entre las diferentes actividades está la presentación del documental “No hubo tiempo para la tristeza”, que se proyectara los sábados y domingos a las 11:30 de la mañana y a la 6 de la tarde.

También habrá diversos conversatorios sobre temas relacionados con el conflicto y el papel de la memoria. Por ejemplo, el lunes 5 de mayo habrá un conversatorio titulado “Archivos de Derechos Humanos, literatura y construcción de memoria histórica” y el viernes 9 de mayo uno conversatorio sobre “narrativas de la memoria” con tres poetas latinoamericanos.

En el pabellón de la memoria también están disponibles las diferentes publicaciones que ha sacado el CNMH durante los años que ha trabajo escuchando a las victimas del conflicto. Entre las obras publicadas están la siguientes: Memorias en Tiempos de Guerra; Una Verdad Secuestrada; Tierra y Conflicto; Despojo, Desplazamiento y Resistencia; Carare, el Orden Desamparado; Guerrilla y Población Civil, La Política de Reforma Agraria y Tierras en Colombia. 

En esa medida, la feria de este año es una oportunidad imperdible para conocer el trabajo que ha venido haciendo el Centro en torno a la memoria del país y los proyectos que vienen. También es una oportunidad para que los lectores se den cuenta de lo valiosa que puede ser la literatura para la memora histórica de un país.