La reconciliación es un proyecto de sociedad, conclusión de primer encuentro regional

En el primer encuentro de Reconciliación Colombia, que reunió a los departamentos de Antioquia, Chocó, Putumayo, Huila y Tolima, los participantes dejaron claro que la reconciliación requiere un compromiso de toda la sociedad y una participación activa de la entidades estatales. 
 
Una de las principales conclusiones que quedó tras este primer encuentro es que no hay una sola definición o visión de lo que significa la reconciliación; para los participantes, este concepto debe ir mucho más allá de la discusión de victimas y victimarios, e incluir a toda la sociedad. En ese sentido, quedó claro que la reconciliación no debe verse como una iniciativa individual sino como un gran proyecto estructural de la sociedad. Para ello, el proyecto de reconciliación del país requiere de una visión estratégica, un liderazgo, indicadores claros y un seguimiento permanente.
 
Aunque los indígenas somos la población que más ha sido afectada por el conflicto, no guardamos rencor”- afirmó Denis Cabezón, representante de Woudenko, que participó en el panel de sociedad civil.  Quedó claro que para la comunidad indígena y afro descendiente la reconciliación no solo de remonta al conflicto armado de las últimas décadas, sino que es un proceso que viene incluso desde la epoca de la colonia. 

Sin embargo, tras todo este tiempo, las comunidades siguen siendo objeto de violencia y marginación. Por eso, la reconciliación también requiere la reconstrucción de los imaginarios, de la memoria, de los proyectos de vida y de los proyectos colectivos que la violencia ha destruido. La reconciliación debe venir desde abajo, reconociendo las diferencias entre los actores, los procesos y las dinámicas propias de los mismos para poderlos respetar.
 
Para los participantes, la reconciliación es que se les reconozcan los derechos adquiridos de las comunidades negras y pueblos indígenas, que se discuta qué es lo que quieren los grupos étnicos y que se intente acercar sus intereses con los de otros grupos. También se concluyó que es fundamental que se reconozca a la comunidades campesinas y la relación histórica que tienen con el territorio.
 
Por su parte, las empresas y autoridades aceptaron que es necesario fortalecer la confianza con las comunidades. Si bien hay grandes empresas que operan en las regiones, hay muchas comunidades que no se benefician de este desarrollo. El presidente de Isagen, uno de los participantes de este panel, dijo que las empresas deben redefinir su rol en las regiones, “la creación de riqueza debe hacerse de manera conjunta al desarrollo social”-agregó. La presencia estatal también es clave para este proceso. Más allá del conflicto armado, es pertinente hacer énfasis en el conflicto social relacionado con las inequidades de las instituciones del Estado en la prestación de servicios básicos como la salud, la educación y la vivienda.
 
En el encuentro también se habló sobre el retorno. En torno a este tema se concluyó que, como muestra el proceso de San Carlos, Antioquia, el retorno sí es posible pero es necesario que haya una articulación interinstitucional para lograrlo. Las iniciativas deben estar ancladas en procesos de planificación concretos, orientadas a una acción integral que permita el goce efectivo de los derechos por parte de las comunidades. Igualmente, se recalcó la importancia de tener en cuenta la complejidad de cada territorio y de cada comunidad. No hay formulas mágicas ni formulas únicas en los proceso de retorno. Hay que analizar los contextos específicos y los proceso de cada comunidad.
 
En conclusión, la reconciliación no es un camino único. Hay que tener en cuenta las diferentes dinámicas que contribuyen e influyen en el proceso. Entre otras cosas, para estas regiones la reconciliación significa trabajar en el desarrollo social, en la confianza, en la memoria, en el retorno, en el respeto y en el reconocimiento. Las visiones acerca de lo que es y debería ser la reconciliación en Colombia son múltiples.

Conclusiones Primer Encuentro Regional
 
Conclusión Principal 

Existen muchas visiones acerca de lo que es y debería ser la reconciliación en Colombia
 
Sobre la Reconciliación…
 
- La reconciliación es un proceso social y político, que demanda de toda la sociedad, y que requiere de acciones concretas.
- No debemos ver la reconciliación como una iniciativa individual, sino entendida como un gran proyecto estructural de la sociedad.
- Se requiere la reconstrucción de los imaginarios, de la memoria, de los proyectos de vida y los proyectos colectivos que el conflicto ha destruido. 
- El reto es que la sociedad civil sea capaz de entender que la reconciliación necesita líderes, cimientos, estructura y disciplina, así como, indicadores, tiempo y esquemas de trabajo definidos.  
- Se requiere superar la discusión de víctima y victimario, la sociedad debe comprender que el tema de reconciliación incumbe a todos y no solamente a quienes han sido afectados directamente por el conflicto.
- La territorialidad es un factor clave para la reconciliación; debemos reconocer los actores, los procesos y las dinámicas propias de los mismos para así poderlas respetar.
- La reconciliación debe ser vista como un proceso que requiere de una visión estratégica, un liderazgo, unos indicadores y un seguimiento permanente.

Sobre los Afro descendientes e indígenas…..
 
- Para la comunidad afro descendiente, la reconciliación no sólo se entiende en el marco del conflicto armado colombiano, si no que se reconoce desde hace más de 160 años.
- Reconciliación es, reconocer de manera plena los derechos adquiridos por las comunidades negras, consignados en la Constitución colombiana, así como  los tratados internacionales firmados por el país.
- Reconciliación Colombia representa  una ventana de oportunidad para interpretar qué es lo que quieren los grupos étnicos y acercar sus intereses con los de otros grupos.
- Se requiere respetar a los consejos comunitarios, el derecho a la consulta previa, libre e informada y los derechos territoriales de estas comunidades.
 
Sobre los campesinos y lo rural…

- Se requiere reconocer no solamente a las comunidades indígenas y afro descendientes como parte de una Colombia pluriétnica y multicultural, sino también a las comunidades campesinas y su relación histórica con el territorio, en especial en estas regiones en Putumayo y Caquetá.
Se debe comprender la capacidad del sector rural de los territorios y la necesidad de lograr un compromiso por parte de las instituciones locales y las empresas con el mismo.
 
Sobre las empresas…
 
- Aunque las empresas tienen la importante labor de generar riqueza, no debe ser de cualquier forma.
- Hoy muchas de las comunidades no se benefician del desarrollo en los lugares donde operan las empresas. Se hizo una invitación a generar procesos de construcción de confianza entre las dos partes.
- Es fundamental superar el miedo entre comunidades y empresas.
 
Sobre las autoridades…
 
- No solamente es necesario reconocer la autonomía regional, también se requiere dotar de recursos a las iniciativas, buscar que las ONGs tengan acceso a la banca y cámaras de comercio de economía solidaria.
Más allá del conflicto armado, es pertinente hacer énfasis en el conflicto social, relacionado con las inequidades de las instituciones del Estado en la prestación de los servicios básicos como la salud, la educación y la vivienda.
 
Sobre el Retorno….
 
- Procesos de retorno, como  los vividos  en San Carlos, Antioquia, sí son posibles siempre  y cuando haya una articulación interinstitucional.
- Las iniciativas de retorno deben  estar ancladas en procesos de planificación concretos, y orientados a la acción integral que permita el goce efectivo de derechos por parte de las comunidades.
- Es muy importante que se tenga en cuenta la complejidad de cada territorio y de cada comunidad. No hay fórmulas mágicas ni fórmulas únicas en los retornos.
 
Para destacar
 
“La construcción de paz se puede y se debe construir desde los meta relatos y las pequeñas historias, no desde las élites. … no existe una sola verdad, así como tampoco una sola memoria, si algo ha permitido el conflicto colombiano es reconocer la diversidad. Pensar en una reconciliación distinta, ya no desde arriba sino desde abajo.” Luis Carlos Salinas, Director del Observatorio de Derechos Humanos, Universidad del Tolima.
La reconciliación para los pueblos indígenas se basa en el respeto, la dignidad y el amor. Aunque los indígenas somos la población que más ha sido afectada por el conflicto – asesinatos, desplazamiento, etc.-, no guardamos rencor.” Denis Cabezón, Representante – Woundeko, Chocó.
“La reconciliación es cultura, educación, valores éticos, respeto, es  reconocer al otro.” Luis Fernando Sarco, Consejo Mayor Indígena del Chocó.