Reconciliación, responsabilidad de todos los sectores

La necesidad de reconstruir la confianza, cambiar imaginarios y trabajar coordinadamente entre organizaciones sociales, autoridades y empresarios, son algunas de las principales conclusiones de los encuentros de Reconciliación Colombia.

En cada uno de los cuatro encuentros regionales realizados por Reconciliación Colombia en Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga, se realizaron mesas redondas independientes para discutir el papel de las autoridades, de las empresas y de las organizaciones sociales en la reconciliación.

Más de 50 participantes por mesa, representantes de la Academia, los sectores público y privado, las comunidades indígenas y afrodescendientes, las organizaciones de mujeres, los jóvenes, entre otros, expusieron sus diferentes historias, miradas y opiniones.

El centralismo, el modelo de desarrollo económico, la relación de las empresas con las comunidades, la falta de generación de oportunidades, la relación entre verdad, justicia y perdón y la necesidad de fortalecer liderazgos sociales, fueron algunos de los temas que se plantearon en esos debates.

Estas fueron algunas de las principales conclusiones surgidas de los encuentros respecto de cada uno de los sectores:

Autoridades:

- Es necesario transformar la democracia representativa, que actualmente se encuentra en una profunda crisis, y crear espacios de democracia participativa.
- Se requieren cambios estructurales para recuperar la confianza en las instituciones golpeadas por el conflicto armado, la corrupción, etc.
- La reconciliación tiene que darse regionalmente porque allí es donde se ha vivido el conflicto.
- La reconciliación consiste en que haya un diálogo respetuoso entre las comunidades afectadas y las instituciones del Gobierno.
- Para lograr la reconciliación, también se requiere del perdón de aquellos agentes de las autoridades que hayan cometido abusos y luchar contra la impunidad y la corrupción.
- Es fundamental que los recursos que se inviertan en el posconflicto sean directamente proporcionales al impacto de la guerra en cada territorio.
- Los gobernantes locales y regionales tienen que poner sus instituciones al servicio de la comunidad y no de sus intereses personales, como hoy ocurre en muchos casos.
- No solo basta la formulación de políticas públicas. Es indispensable que vengan acompañadas de recursos, funciones, legitimidad, articulación institucional, para que las entidades puedan ser un verdadero enlace con la ciudadanía, que aporte a la reconciliación.
- Se debe entender que la reconciliación pasa por la reconstrucción del modelo de desarrollo, que debe incorporar a esas víctimas y a los desmovilizados.

Empresas:

- Las empresas deben ser rentables en los territorios, pero a su vez, deben ser dinamizadoras de los procesos que adelantan las comunidades en estas regiones.
- La reconciliación se construye reconciliando el Estado con sus instituciones, con la comunidad, así como las empresas con la comunidad.
- Es necesario que cualquier iniciativa tenga en cuenta los contextos locales, sus experiencias, que se constituya una alianza entre los diferentes actores, que ayude a la comprensión de esas dinámicas.
- Para lograr la reconciliación en las regiones, es importante la construcción de confianza entre los empresarios y las comunidades, así como las alianzas público-privadas.
- Es necesario crear una red de apoyo que trabaje en torno a la reconstrucción de la confianza entre los diferentes actores.
- Es importante la transformación de imaginarios. Entender cómo desde la sociedad civil se lee a los empresarios y qué se espera de ellos.
- Casi siempre se piensa en la posibilidad de brindar un apoyo económico para el desarrollo de un proyecto determinado. Sin embargo, se puede pensar a las empresas como parte de la construcción misma que supone el diseño de agendas de reconciliación en cada uno de los territorios.
- Las comunidades indígenas y afrodescendientes nunca se han opuesto a las alianzas estratégicas para el desarrollo del territorio. No obstante, sí se requiere profundizar en qué es lo que estas quieren y en el reconocimiento de su autonomía sobre el territorio.
- Se necesita, previo a cualquier trabajo, realizar un diagnóstico acertado del territorio y sus comunidades.
- Para que haya reconciliación, todos los actores, de una u otra forma, deben ceder. No siempre debe ser la base la que esté dispuesta a hacerlo.
- Si un proyecto no está diseñado en conjunto con las comunidades, no tendrá suficiente éxito. Para eso se requiere un  proceso de acompañamiento y fortalecimiento.

Sociedad Civil:

- Es necesario pensar cómo situar la reconciliación en un escenario donde sociedad, por sus medios propios y no por los medios de la violencia, transforme los conflictos.
- Debido a la histórica ausencia del Estado que ha agudizado el conflicto y distanciado a las comunidades de las instituciones, las organizaciones de la sociedad civil están llamadas de manera natural a acercar a estos sectores. 
- La sociedad civil necesita apoyar la incidencia en la política pública ante el Estado colombiano. Una política que sea de carácter diferencial, que tenga en cuenta los planes de vida y desarrollo de las comunidades frente a la implementación de algún proyecto en sus territorios.
- La reconciliación es una decisión política, pero no de los políticos sino de la sociedad en conjunto. No sólo es de la sociedad civil o del Estado, tiene que haber un balance entre ambos.
- Es necesario profundizar en el liderazgo de las organizaciones para que las comunidades se sientan tranquilas en la representación de estos líderes ante el Estado.
- Las organizaciones de la sociedad civil están pasando por uno de los peores momentos, particularmente por el silencio que ha imperado, no tienen una agenda propia, sino que obedecen a las agendas de las instituciones.
- Es importante que las víctimas sean escuchadas, y que ellas mismas se conviertan en agentes constructores de paz.
- Mientras los hombres han hecho la guerra,  las mujeres son quienes cargan con la guerra; se quedan con la familia, con los hijos, sin recursos.
- A pesar de recibir asistencia, muchas veces los reinsertados no son tratados como colombianos.
- Saber y entender cuáles son las necesidades y roles de los jóvenes en el proceso de reconciliación para que sean tenidos en cuenta en ese espacio.
- Existe una gran desconfianza entre los jóvenes y las entidades del Estado. 
- El arte y la cultura se convierten en herramientas fundamentales y canales de comunicación adecuados para involucrar y trabajar con los jóvenes en pro de la reconciliación.