El dilema de la paz en la segunda vuelta presidencial

Con el paso a la segunda vuelta del candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga (que con el 99,95% de las mesas escrutadas tenía el 29,25% de los votos), y el Presidente candidato Juan Manuel Santos (que alcanzó el 25,68% de los votos) las diferencias que existen entre los dos sobre la forma en que proponen abordan la paz y la reconciliación del país, serán fundamentales para determinar quién será el mandatario de los colombianos a partir del próximo 7 de agosto.

En los discursos que ambos pronunciaron tras conocerse el resultado de la jornada electoral de hoy, estas diferencias quedaron ya planteadas con claridad.

El Presidente Santos afirmó que en tres semanas los colombianos tendrán que escoger entre dos opciones: “los que queremos el fin de la guerra y los que prefieren una guerra sin fin”.

Óscar Iván Zuluaga, por su parte, respondió a esta premisa, con otra frase: “La paz sí; pero una paz que beneficie solamente al pueblo colombiano”.

Santos reiteró, como lo ha hecho constantemente durante su campaña, su propósito de alcanzar la paz a través de los diálogos de La Habana e invitó a sus contrincantes que no pasaron a la segunda vuelta (Marta Lucía Ramírez, Clara López y Enrique Peñalosa) a conformar con él una “Unidad para la Paz”.

"Vamos a escoger entre el pasado y el futuro, entre los que quieren guerra con los vecinos y los que preferimos las buenas relaciones, entre los que niegan a las víctimas y los que hemos querido reconocerlas y repararlas", señaló.
Zuluaga también manifestó que se comprometerá a trabajar por la paz, pero con planteamientos diferentes a los de Santos.

“Por una paz justa, basada en hechos concretos y voluntad demostrable de terminar con la violencia que tanto daño le hace a nuestro país”, señaló. Y agregó que: “No podemos dejar que las Farc pretendan comandar el país desde La Habana”.

El próximo 15 de junio, estas dos concepciones sobre la seguridad, la paz, la justicia y la reconciliación se enfrentarán de nuevo. Los colombianos tendrán qué decidir cuál es la que quieren para el país durante los próximos cuatro años.