El olvido que no seremos

Al hacer memoria muchas víctimas han logrado superar los recuerdos de la guerra. Estas son algunas iniciativas para no olvidar y no repetir hechos violentos.
 
Museo Casa de la Memoria de Medellín (Antioquia)

Con dibujos, fotos, videos y relatos los sobrevivientes del conflicto armado cuentan su historia a los espectadores que visitan este museo. En 2013 también se organizaron festivales, exposiciones, conciertos y bazares con ese mismo fin. Hacer memoria del dolor pesa, pero las víctimas, que son protagonistas de esta iniciativa, coinciden en que contar sus vivencias les produce alivio y se sienten motivadas a promover el diálogo, pues más que un lugar de contemplación, este es un espacio interactivo para generar conciencia sobre la realidad que vive el país.
 
Tierra Fértil (Putumayo)

El grupo de teatro Tierra Fértil se creó en 2010 en El Tigre (Putumayo), escenario emblemático de la violencia guerrillera y paramilitar, con el objetivo de destacar las tradiciones y la historia de la zona. En la iniciativa cultural participan 25 niños y jóvenes y ha logrado que a través de prácticas artísticas se fomente el liderazgo y el desarrollo de habilidades comunicativas. Este proyecto hace parte del programa ‘Construir un futuro para los niños y niñas de Colombia’, que adelanta la Corporación Casa Amazonia en nueve instituciones educativas del Putumayo, y es liderado por Luis Antonio Santacruz, un profesor de ecología de esta inspección.
 
La Casa del Balcón (Magdalena)

Hace 16 años alias Jorge 40 se instaló en una casa del municipio de Chibolo (Magdalena) para dirigir masacres y desapariciones. Conocida hoy como ‘La casa del balcón’, este lugar se ha convertido en un punto de encuentro para la comunidad que retornó a estas tierras en 2007, gracias a la desmovilización del exjefe paramilitar en 2006. Actualmente, las 500 familias que tuvieron que huir de la zona reconstruyen la memoria de su pueblo mediante una exhibición de dibujos y fotos en donde los sueños de los niños son los protagonistas. Esto fue posible gracias a la Unidad de Víctimas que remodeló y entregó esta casa a los pobladores en 2013. El balcón de esta casa, que antes era el centro de operaciones del Bloque Norte de las Autodefensas, es ahora un lugar de unión.
 
Memoria Amazonas (Amazonas)

En el portal www.memoriauitoto.com las 22 comunidades indígenas que conforman La Chorrera, en el departamento de Amazonas, hacen memoria sobre el etnocidio del que fueron víctimas hace 100 años. A ellos no les importa tener que recorrer muchos kilómetros para tener acceso a internet en el departamento, porque, como dice Raúl Teteye, miembro de la comunidad, sienten que “Colombia había dejado esta tierra en el olvido, y el olvido también mata (...) Por esto decidimos hacer memoria aunque nos duela”. Teteye explica que lo que buscan con esto es cerrar la oscura etapa que vivió hace un siglo la casa Arana, y así puedan mirar hacia delante. Esta iniciativa surgió dentro del proyecto de Alfabetización Web del Centro de Memoria Histórica.
 
‘Que los perdone Dios’ (Norte de Santander)

En 2013 se difundió un documental que buscaba reparar simbólicamente a las víctimas de la masacre perpetrada por el Bloque Catatumbo en 1999 en Norte de Santander. Que los perdone Dios se realizó tras la sentencia de Justicia y Paz en la que se condenó al exjefe paramilitar Jorge Iván Laverde Zapata por lo ataques masivos ocurridos, principalmente, en Cúcuta, Tibú y La Gabarra. En este documental, las víctimas de los 32 hechos referidos en la primera sentencia cuentan sus historias. Este producto fue posible gracias a la Asociación de Familias Unidas por el Conflicto Armado de Norte de Santander (Asfucans) –uno de los más afectados por el conflicto en esta región–, Radio Televisión Nacional de Colombia (Rtvc) y la Unidad de Víctimas.