Las preguntas que las víctimas tendrán que ayudar a contestar

En Villavicencio, se instaló el primer Foro Regional de Víctimas, que busca dotar de insumos a la mesa de negociaciones de La Habana, antes de que lleguen a un acuerdo sobre el tema de víctimas en el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc.

Por Luis Carlos Gómez 
Periodista Reconciliación Colombia

 
Fabrizio Hochschild, coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, planteó a los asistentes al primer Foro Regional de Víctimas, convocado a solicitud de los negociadores del Gobierno y las Farc, varias preguntas que resumen, en buena medida, lo que está en juego con el actual esfuerzo de paz y reconciliación que ha puesto en marcha el país.

¿Cómo conocer y reconocer la verdad sin renunciar a la justicia? ¿Cómo garantizar que la paz se implemente desde un nivel territorial? ¿Cómo mejorar la estrategia de reparación integral, cuya importancia reconocieron las partes en su declaración de principios? ¿Cómo recuperar la confianza entre los colombianos después de décadas de conflicto? ¿Qué nuevas reglas de comportamiento, qué cambio cultural se requieren para que haya una verdadera convivencia? ¿Qué podemos enseñar a nuestros hijos para que no reproduzcan esos escenarios de conflicto que hemos vivido?

Este primer encuentro hace parte de tres foros regionales y uno nacional, organizados por las Naciones Unidas y la Universidad Nacional, de acuerdo con lo pactado por los equipos negociadores del Gobierno y las Farc en la mesa de negociación de La Habana. Además de este primer foro realizado en Villavicencio, en las próximas semanas se realizarán los tres encuentros restantes en Barrancabermeja, Barranquilla y Cali.

El propósito es que las propuestas expresadas por las víctimas asistentes a estos foros sean tenidas en cuenta en los acuerdos definitivos a los que, sobre el tema de víctimas, lleguen el Gobierno y las Farc.

Este es, sin dudas, el tema central del proceso de paz. ¿Están dispuestas las víctimas a perdonar? ¿A cambio de qué? ¿Cuáles son los derechos que se les deben garantizar antes de poder pasar la página?

Esa es la importancia de estos foros, como lo dejó en claro en la instalación el Gobernador del Meta, Alan jara, quien también es víctima de las Farc.

“Las víctimas no somos una masa homogénea. Somos personas con características diferentes que no estamos mendigando nada, sino que estamos exigiendo nuestros derechos”, señaló.

Por eso es que todas, cada una con necesidades y expectativas diferentes, deben ser escuchadas. El Foro se organizó de manera que habrá 12 mesas de trabajo que sesionaran durante dos jornadas para que todos tengan la posibilidad de hablar una o incluso varias veces.

Las intervenciones de las víctimas serán recogidas en una relatoría y las conclusiones generales serán presentadas al final del Foro.

La representatividad de las víctimas

El tema más delicado será garantizar que los diferentes tipos de víctimas tengan una participación equitativa.

Aunque las víctimas de las Farc expresaron al Gobierno en un acto realizado el jueves, que no están lo suficientemente representados en los Foros Regionales (ver nota), las mesas de trabajo no establecen diferencias entre víctimas de las Farc, de los paramilitares, de agentes del Estado o de victimarios que no estaban identificados.

“El dolor no tiene ideología. Hago un llamado para que se escuche a todas las víctimas con el mismo respeto”, manifestó Hochschild.

Dependerá de las víctimas, en primer lugar, poder llegar a acuerdos sobre cuál es la voz que quieran que sea escuchada como suya en la mesa de negociación, y del Gobierno y las Farc, después, tener la grandeza suficiente para escucharla.