El legado de un general humanista

Las enseñanzas que dejó la vida del general Álvaro Valencia Tovar, fallecido a sus 94 años.

El general Álvaro Valencia Tovar murió muy lúcido. No solo porque se mantuvo activo hasta los últimos días de su vida –94 años de edad-, sino porque lo caracterizó el hecho de que todo lo que salió de sus labios o escribió de su puño y letra invitaron a la reflexión.

De posiciones dogmáticas y verticales, sin embargo, no se le escuchó vociferar, sino dialogar. En lugar de descalificar al contrario, a este lo llamo por su nombre o le dijo simplemente guerrillero.
Dio de baja al sacerdote Camilo Torres Restrepo, como se dice en el argot militar a la muerte producida en combate. Pero cuando lo persiguió tras haber tomado la decisión de adentrarse en las montañas santandereanas como subversivo del Eln no lo rotuló como “bandolero”, y evitó así extender la guerra hasta abarcar el lenguaje.

Por esta razón, su principal arma siempre fue la palabra, no como punta de lanza de animosidad, sino como invitación a acercarse entre pensamientos diametralmente opuestos, recurriendo a los argumentos, no a las descalificaciones.

Su actuar también mostró hechos simbólicos importantes para un país que ha vivido 50 años en conflicto armado, al darle muerte al llamado ‘cura guerrillero’, el general Valencia Tovar tampoco exhibió sus restos como acto de victoria. Guardo la dignidad de un cadáver, independientemente del difundo, y, mejor, convino con su familia la forma de guardar la intimidad de su tumba.

Por más que combatió a la guerrilla, como militar no ahorro esfuerzo en plantear la salida negociada como forma de dejar de matarnos entre colombianos. Contribuyó por esto, como asesor y estratega en varios de los intentos fallidos de negociación con las guerrillas.

Por todo esto, al honrar su memoria la prensa no ha escatimado palabras para resaltar su vida al señalar que “será recordado como uno los altos oficiales más influyentes en la vida castrense del país durante las últimas décadas”.

Al decirle paz en su tumba, el comandante del Ejército Nacional, general Jaime Lasprilla, lo llamó el más grande de sus soldados y uso las redes sociales para comentar que “Colombia perdió (...) a un gran humanista”, como sin duda lo fue.

Así, al decir también del presidente Juan Manuel Santos se ha ido “(...) un militar ejemplar (...)”.

Ojalá nos sirvan sus enseñanzas para avanzar en la reconciliación del país que, a pesar de sus 94 años de vida, el general Valencia Tovar no pudo disfrutar.