Barranquilla, escenario del tercer foro para escuchar a las víctimas

Este jueves, en medio del debate por el mecanismo de designación de víctimas que irán a La Habana, arranca el tercer foro organizado por las Naciones Unidas y la Universidad Nacional circunscritas a las negociaciones de paz. De los dos encuentros anteriores han surgido propuestas que vale la pena tener en cuenta.

Julio 16 de 2014
Foto: Unimedios.

Cuando el pasado 16 de mayo el presidente Juan Manuel Santos anunció que el Gobierno y las Farc habían llegado a un acuerdo en el punto de narcotráfico en la mesa de negociaciones de La Habana, en el país se dijo que ahora sí había llegado la hora de las víctimas. 

Sobre todo porque el siguiente punto a abordar en la mesa es el de la reparación a las personas afectadas por el conflicto armado, un tema espinoso que ha generado todo tipo de discusiones de fondo en el país y que para muchos es el nodo central de la negociación.

Por ahora, el debate principal gira en torno a los mecanismos que garanticen la participación de las víctimas en este punto específico del proceso para que puedan entregar sus aportes e intervengan directamente en la negociación.

Uno de los mecanismos elegidos por las partes es una serie de tres encuentros regionales y uno nacional organizados por la Universidad Nacional y las Naciones Unidas (a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD), en donde las víctimas pueden entregar sus propuestas (ver artículo).

Sin embargo, organizaciones que agrupan a víctimas de las Farc han expresado su desacuerdo con el mecanismo elegido porque, a su juicio, “los invisibiliza frente a las víctimas del Estado y de los paramilitares”. Ellos piden que una comisión directa viaje a Cuba para reunirse con las partes y para plantearles, más que propuestas, preguntas concretas a esa guerrilla (ver artículo

En ese sentido, Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno, invitó a todas las víctimas, sin importar quién fuera el victimario, a que participen de los encuentros y lleven sus propuestas. “Estamos dispuestos a oírlas y a que hagan presencia aquí, en las conversaciones”, dijo en unas declaraciones divulgadas este martes.

Además, dijo que el equipo gubernamental viajó a Cuba para presentar en la mesa “una propuesta concreta sobre la manera de permitir la presencia de las víctimas en las conversaciones de La Habana. (…) Lo que queremos es discutir el tiempo, el procedimiento y la fecha en que esto comenzará a ocurrir”, agregó.

Las palabras de De la Calle y la garantía de los organizadores de los foros de que todas las propuestas serán entregadas a la mesa han surtido efecto en algunas de las víctimas que habían expresado su preocupación. Según la Revista Semana, la Fundación Víctimas Visibles, que no participó en el primer foro, decidió mandar una comisión a los tres siguientes.

De hecho, al finalizar el segundo foro –realizado en Barrancabermeja– Fabrizio  Hochschild, coordinador residente de la ONU en Colombia, destacó que a pesar de las diferencias, los participantes demostraron que el diálogo es la salida. “Quiero reconocer en particular la presencia de todos los  representantes de grupos que a veces ven estos foros con cierto escepticismo. (...) Espero que podamos seguir contando con su presencia”, dijo.

El Presidente Santos, por su parte, en una reunión con empresarios de la Cámara de Comercio Colombo-americana realizada este martes en Miami, afirmó que por primera vez las víctimas son el centro de la solución del conflicto armado y que no habrá ningún tipo de impunidad. “Los derechos de las víctimas y el derecho a la justicia son fundamentales en la solución del conflicto, dijo.

Propuestas concretas

Lo cierto es que mientras continúa la discusión y se define el mecanismo para que representantes de víctimas viajen a La Habana a reunirse con las partes,  los dos primeros encuentros regionales organizados por Naciones Unidas y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional ya se realizaron en Villavicencio y Barrancabermeja y han contado con la participación de 981 personas de 17 departamentos del país.

Allí las víctimas han dejado cerca de 500 propuestas (orales y escritas), que coinciden en varios puntos. Se habla mucho de una reparación que más allá de lo económico este orientada a reconstruir el tejido social, de la importancia de la memoria como punto de partida de la reconciliación, de la inversión en educación, de la protección de las víctimas y de la garantía de no revictimización.

En ambos casos, además, se ha propuesto que la Comisión de la Verdad, que entraría a funcionar después de la eventual firma del acuerdo, sea autónoma e independiente y que esté constituida por expertos nacionales e internacionales. Algunas personas piden que mejore la Ley de Víctimas y otras que se cree un Plan Nacional de Garantías de no Repetición. Incluso, en el foro de Villavicencio, muchas víctimas les pidieron a los grupos armados ilegales declarar un cese al fuego unilateral durante las conversaciones de paz.

Entre jueves y viernes (17 y 18 de julio) se realizará el tercer encuentro regional en Barranquilla. Los organizadores esperan cerca de 500 personas provenientes del Caribe colombiano, una de las regiones que más ha sufrido a causa del conflicto armado. Podrán asistir víctimas y organizaciones de víctimas provenientes de San Andrés y Providencia, Guajira, Magdalena, Atlántico, Córdoba, Bolívar, Sucre y Cesar.

Para terminar la ronda, el encuentro nacional se realizará en Cali en la primera semana de agosto. Para esa fecha, se espera que la discusión del punto de víctimas ya esté en curso y que las partes en la mesa hayan diseñado un mecanismo para recibir la visita de varios representantes de las víctimas.

Lo que espera el país es que la negociación se haga teniendo en cuenta  de manera equilibrada a todos los afectados por el conflicto y que las víctimas de las Farc no sientan que la negociación se realiza para pactar impunidades. Lo que está claro es que este puede ser el punto más importante de la negociación y no se deben cometer errores.