Santos instaló el Congreso del posconflicto

El Presidente invitó a los colombianos a superar los odios y a trabajar por el sueño de la reconciliación.

Bogotá, 20 de julio de 2014.
Foto: Presidencia de la República.


Al instalar el nuevo período del Congreso 2014-2018, el presidente Juan Manuel Santos señaló que este será el Congreso que tendrá la responsabilidad de legislar para darles vida a los acuerdos de paz que se firmen en La Habana y tramitar los consensos necesarios para el posconflicto.

Además, aseguró que Colombia avanza hacia la reconciliación por lo que hizo un llamado a los colombianos a dejar de una vez y para siempre los odios, con el fin de dedicarse a construir una sociedad incluyente y próspera. "Somos una nación que avanza en el camino de la reconciliación", aseguró.

Al comentar los retos para lograr esta meta mencionó el trabajo en las áreas de la educación, la salud, el campo, el ambiente, la seguridad como las prioritarias para cerrar las brechas de la inequidad dado que son las que brindan oportunidades.

Al tomarles juramento a los nuevos congresistas, el presidente de la Cámara de Representantes, Hernán Penagos, estuvo de acuerdo en que el Congreso debe trabajar por el valor supremo de la paz, como Santos la llamó.

"Es imperativo apoyar el fin del conflicto y trabajar las garantías de no repetición abordando las  causas del conflicto", dijo Andrade y agregó: "La reconciliación exige trabajar por el perdón, por el fortalecimiento de las instituciones territoriales, la inclusión económica... un orden justo".

El Gobierno anunció que en este nuevo período que irá hasta el 2014, serán claves el trámite de una ley de desarrollo rural que adopte un enfoque priorizando a los más vulnerables, una Ley de baldíos y una que formalice la propiedad rural. Santos también anunció que en el 2015 el sector la educación será el de mayor peso, por encima del de Defensa.

Por eso los poderes ejecutivo y legislativo, señalaron en la instalación del Congreso de este domingo que las instituciones tendrán la enorme responsabilidad de legislar para trabajar por una nueva nación. "La nación del posconflicto", dijo Santos y añadió: "porque este será el Congreso de la Colombia que está cambiando, dejando atrás los lastres de la guerra y del odio".

En las elecciones presidenciales, la paz estuvo en el centro del debate, y la conformación del nuevo Congreso también refleja la tensión que hay entre cómo Colombia alcanzará la paz. Por esta nueva conformación,  la analista María Teresa Ronderos señaló que a partir de hoy "habrá un Senado resplandeciente". 

Una mezcla entre veteranas figuras políticas con nuevas y brillantes revelaciones que "tendrán puntos de vista fuertes, diversos y contradictorios frente a disyuntivas que pueden conduciendo a un construir futuros opuestos para el país en el próximo cuatrienio: hacer la paz o seguir la guerra; desarrollar el campo más con agroindustrias o más con campesinos; privilegiar la riqueza minera o la ambiental; ampliar la educación superior pública o abrir el negocio privado", dijo Ronderos en su columna en El Espectador. 

La periodista y analista señaló que, además, este nuevo Congreso discutirá "cómo podremos aprovechar el momentum de la paz para tapar las grietas del sistema por donde sale el vapor de los odios que mantiene a la guerra andando a toda máquina. Para ello se necesitan también las voces de disenso". 

Los valores de la Selección 

En su discurso de instalación del Congreso de este domingo, Santos remembró el papel de la Selección Colombia y los valores que promovió. "Lo que logró la Selección fue que recuperáramos la fe en nosotros mismos", dijo el Presidente y resaltó que a través de la disciplina, el empeño, el juego limpio y de estar unidos en un propósito común Colombia logró entrar a los cuartos de la final del Mundial. "Nos enseñaron que es hora de construir el futuro que soñamos", dijo.

Para el mandatario "hoy depende de nosotros seguir avanzando por el camino de la concordia, de la prosperidad y de la paz". Y envió un mensaje tanto para aquellos que votaron por él como para los que no. "Todos queremos una paz justa y sin impunidad. Todos queremos una paz con verdad. Saber qué pasó con los seres queridos. Hago un llamado a que hagamos causa común. Esta puede ser una única y última oportunidad. Unirnos en ese valor superior para alcanzarla lo más pronto", insistió.

E hizo una advertencia: "No se trata de sacrificar la justicia para lograr la paz, sino de alcanzar la paz con el máximo de justicia estando en el centro los derechos de las víctimas", señaló.

Un discurso de instalación de 102 senadores y 166 representantes con  prisma de reconciliación y de oportunidades.