El día a día de la violencia en Gaza

El episodio actual del conflicto entre Israel y Palestina ha llegado a una situación inimaginable, donde las víctimas civiles en la Franja de Gaza, entre estas muchos niños, crecen cada día. La comunidad internacional se muestra incapaz y muy tímida para detener las acciones.

30 de julio de 2014
 
Cuando tres estudiantes israelíes aparecieron muertos a principios de julio, luego de ser secuestrados en Cisjordania, pocos imaginaron que ese sería el comienzo de una de las escaladas más fuertes en el conflicto que desde hace casi siete décadas enfrenta a Israel y Palestina por el territorio en el que habitan.

A los pocos días, judíos de extrema derecha asesinaron a un joven palestino en Jerusalén y las cosas se salieron de control: Hamas, el grupo extremista musulmán que controla Gaza, empezó a lanzar cohetes con destino a Israel, y ese país respondió con la operación Margen Protector, en la que lleva bombardeando por cuatro semanas la Franja de Gaza.

Desde entonces, Israel ha lanzado 2.000 ataques aéreos y Hamas ha disparado casi 1.500 proyectiles.

Muchas de las víctimas, en su mayoría del lado palestino –debido a que Israel tiene un escudo antimisiles que intercepta los ataques lanzados por Hamas–, son civiles que se ven alcanzados por las bombas y los cohetes. La cadena internacional CNN hablaba ya de 1.230 personas muertas. La ONU ha pedido insistentemente “un cese de fuego humanitario inmediato e incondicional”, pero sólo se han conseguido algunas treguas de pocas horas.

A pesar de los intentos de Estados Unidos y de las Naciones Unidas por mediar entre las partes, el único acuerdo que parecía funcionar, propuesto por el Gobierno de Egipto, se cayó porque Hamas lo consideró una rendición (ver artículo).

Las acciones entraron en una nueva etapa el 17 de julio cuando el ejército israelí lanzó una ofensiva terrestre en la que ingresó a Gaza con tanques para “darle un golpe a la infraestructura terrorista de Hamas”, que, según anunció ese país, tiene túneles en donde esconde armas y por donde planea pasar la frontera para atacar a los civiles del lado israelí.

Desde entonces la comunidad internacional ha pedido que Israel pare las acciones,  las que ONU considera contrarias al derecho internacional humanitario (ver artículo). Ese país defiende sus ataques, explicando que los miembros de Gaza se esconden en blancos civiles y que, sin embargo, están haciendo lo posible para no afectar a la población. De hecho, explican que llaman a los civiles inocentes para avisarles antes de cualquier ataque.

Sin embargo, esas acciones no son suficientes y, según las autoridades palestinas, no siempre se han cumplido. Y eso es lo que muestran las cifras y los testimonios de observatorios de derechos humanos, periodistas y miembros de grupos humanitarios, como Médicos sin Frontera, que trabajan en Gaza (ver artículo).

Las imágenes han sido crudas: mujeres huyendo de los escombros con sus hijos en brazos, niños heridos o muertos, hospitales bombardeados y columnas de humo alzándose en las ciudades palestinas.

En algunas ciudades de Israel, por su parte, los civiles viven con miedo y deben esconderse al escuchar las sirenas que anuncian la entrada de misiles. Algunos pocos han traspasado el escudo y han impactado a la población civil. Al menos cuatro de ellos han muerto.

Cada día más víctimas


 


El conflicto comenzó en 1948 cuando la ONU decidió partir el territorio que hasta entonces era controlado por el Reino Unido en Cisjordania. Desde ese momento, el Estado de Israel y Palestina se enfrentaron de una forma violenta, que no ha terminado a pesar de múltiples intentos de paz.
 
Esta nueva escalada, que ya completa 20 días, ha sido, por ahora, imposible de parar. Estas son las cifras de víctimas que siguen creciendo cada día:  

​5 de julio: hallan los cadáveres de 3 jóvenes israelíes que habían sido secuestrados en Cisjordania y en represalia extremistas matan a un joven palestino en Jerusalén.
 
7 de julio: Inicia la operación Margen Protector.

9 de julio: 76 muertos y 400 heridos en Palestina. 3 israelíes. 
 
14 de julio: 189 palestinos muertos y 3 israelíes. 

17 de julio: Más de 230 palestinos muertos y 4 israelíes.
21 de julio: 530 palestinos muertos, 3.000 heridos y 20 israelíes muertos.

25 de julio: 1.030 palestinos muertos, en su mayoría civiles. Israel ha perdido 43 soldados, 2 civiles y un trabajador tailandés.
29 de julio: 1.230 palestinos han muerto y 6.700 han resultado heridos, dos terceras partes de ellos civiles, y unos 1.725 de ellos niños. 56 israelíes han perdido la vida.