Preguntas y respuestas sobre la participación de las víctimas en La Habana

A propósito de la controversia por la conformación de la delegación de víctimas que viajará a La Habana para entrevistarse con los negociadores del Gobierno y las Farc, Reconciliación Colombia responde algunas inquietudes que han surgido sobre cuál es la función de esa delegación y cómo debe estar integrada.
 
En principio, el objetivo de la delegación de víctimas que irá a La Habana es plantear a la Mesa de Negociación inquietudes y propuestas para el acuerdo al que el Gobierno y las Farc deben llegar sobre la garantía de los derechos de las personas que han resultado afectadas por el conflicto armado.

Esta delegación no va a tomar decisiones, ni tampoco la intención es que sus miembros tengan un diálogo directo con las Farc sobre casos particulares.

Si bien su número de miembros equivale a menos del 0,0001 por ciento de las víctimas que existen en el país, el propósito es que las puedan representar lo mejor posible, teniendo en cuenta las diferentes regiones, su género, edad, raza y tipo de violación a los derechos humanos sufrida.

Estas son las respuestas a algunos de los interrogantes que han surgido sobre este tema que ha generado mucha controversia.
 
¿Qué va a hacer la delegación de víctimas que viaje a La Habana?

De acuerdo con lo establecido por el Gobierno y las Farc en los principios sobre el tema de víctimas, el objetivo de la delegación será “presentar sus propuestas y expectativas sobre la construcción de paz en los territorios y sobre la satisfacción de los derechos de las víctimas (a la verdad, la justicia, la reparación) incluyendo las garantías de no repetición”.

Es decir, no está previsto que las víctimas que viajen a La Habana tengan un diálogo directo con las Farc o que reciban de esta organización respuestas particulares sobre sus casos. Tampoco van a tener poder decisorio sobre lo que ocurra en La Habana.

Su participación es importante porque van a poder contribuir con sus ideas y comentarios en lo que los negociadores del Gobierno y las Farc acuerden sobre temas como la verdad, la justicia y la reparación, pero la decisión final será realmente de los equipos negociadores. 
 
¿Cuántas víctimas viajarán a La Habana?

No está definido un número exacto de víctimas que viajarán a La Habana, pero lo que acordaron Gobierno y Farc es que podrán ir 12 de ellas por cada ciclo de negociación, por lo menos durante cinco ciclos. Esto significa que por lo menos 60 víctimas viajarán a La Habana, pero pueden ser más.

“Es imposible elegir doce representantes para 6,5 millones de víctimas. No pretendemos crear un grupo que deje contento a todo el mundo, pero tenemos que entender que estamos facilitando que un grupo de víctimas representativas y plurales hable con la Mesa y eso es un paso enorme”, manifestó el coordinador residente de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, en entrevista con RCN Radio.

¿Quién decide qué víctimas van a ir?

La decisión final de quiénes son las víctimas que viajan a La Habana la toman el Gobierno y las Farc, pero con base en la propuesta que les formulen la Organización de las Naciones Unidas en Colombia y el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional, con acompañamiento de la Conferencia Episcopal.

¿Con qué criterio se decide qué víctimas viajarán a La Habana?

En primer lugar, deben ser víctimas directas del conflicto, no pueden ser representantes de ellas.

Además, según manifestaron las partes, deben tenerse en cuenta criterios de “equilibrio, pluralismo y sindéresis”, es decir, que reflejen las diferentes violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario y que representen diferentes sectores como mujeres, jóvenes, indígenas, miembros de comunidades negras, etc.

Lo acordado en la mesa implica que a La Habana no viajarán solamente víctimas de las Farc, sino también del Estado y de los paramilitares, pero el esfuerzo que deben hacer la Universidad Nacional y la ONU es que tanto las unas como las otras estén adecuadamente representadas.

¿Qué hace que una persona sea considerada como civil o no?

De acuerdo con las normas del Derecho Internacional Humanitario es civil la persona que no participa directamente del conflicto. Puede tratarse de personas que vivan en territorios afectados por los combates, periodistas o personal sanitario o de protección que se encuentren en la zona, etc. Cualquier persona que participe directamente en los combates es considerado combatiente y a la luz del derecho internacional humanitario tiene un tratamiento distinto.

¿Los militares o sus familias pueden ser víctimas?

Sí, pero no en todos los casos. Si murieron o resultaron heridos en combate, de acuerdo con las reglas del Derecho Internacional Humanitario no son considerados víctimas, pero si luego del combate o mientras no se encontraban en servicio, fueron víctimas de una violación al derecho internacional humanitario, como asesinato, secuestro o tortura, sí tienen el carácter de víctimas.

“Sí pensamos que tanto Fuerza Pública como guerrilleros que han sufrido violaciones al Derecho Internacional Humanitario sean considerados como víctimas, (la lista de delegados) sí puede incluir uniformados, exuniformados o familiares de uniformados que son víctimas y sufrieron violaciones”, dijo Hochschild a Blu Radio.

¿Los guerrilleros pueden ser víctimas?

Al ser considerados parte en conflicto, se aplica el mismo criterio que frente a los militares. Si sus lesiones fueron producidas durante un combate, no son víctimas. Si fueron provocadas por fuera del combate, en ejecución extrajudicial, detención irregular o desaparición forzada, sí son víctimas.
 
¿Los militares que estuvieron secuestrados por las Farc son víctimas?

Aunque el Derecho Internacional Humanitario permite que existan prisioneros de guerra, las condiciones en las que fueron retenidos los militares colombianos y,l en especial el trato inhumano, degradante que recibieron de las Farc y las condiciones en las que permanecieron por largísimo tiempo en la selva, son consideradas como violaciones al Derecho Internacional Humanitario y por ende son víctimas.
 
¿Los guerrilleros presos son víctimas?

En la medida en que han sido capturados de acuerdo con un procedimiento legal y se les ha respetado el derecho al debido proceso, su detención no es irregular y, por lo tanto, no son víctimas. Si como parte de su detención han sufrido torturas o cualquier violación al Derecho Internacional Humanitario podrían alegar su condición de víctimas.