Abuela argentina alienta lucha de madres colombianas

El hecho de que Estella de Carlotto, de las abuelas de la Plaza de Mayo de Argentina, haya recibido noticias de su nieto luego de 35 años de lucha, fortalece en Colombia el movimiento de Madres de la Candelaria, dice Teresita Gaviria.


6 de agosto de 2014

La alegría de Estella de Carlotto, abuela de la Plaza de Mayo de Argentina, al recibir noticias de su nieto luego de ¡35 años!, trascendió la frontera y llegó directamente a los corazones de las Madres de la Candelaria, en Colombia.
 
“Nos sentimos todas como si cada una hubiéramos recuperado un nieto”, dijo desde Medellín Teresita Gaviria, fundadora en Colombia de esta organización, nacida para insistir en el paradero de jóvenes a los que literalmente “se tragó” la tierra por efecto de las prácticas perversas de los actores armados. Desde 1999, Medellín es la ciudad epicentro del trabajo de Madres de la Candelaria.
 
Esta lideresa anunció que este viernes 8 de agosto harán un plantón en homenaje a esta noticia que llega desde Argentina, pues es un aliciente para las mujeres que luchan por conocer qué pasó con sus seres queridos. “Esto nos anima a seguir luchando por la verdad, por la justicia y por la reconciliación”, dijo Teresita.
 
En las últimas horas, una de las abuelas fundadoras del movimiento Abuelas de la Plaza de Mayo de Argentina ofreció una rueda de prensa que fue transmitida por la televisión pública argentina para comentar la buena nueva de haber encontrado a su nieto, arrebatado a su hija en épocas de la dictadura militar. Estella de Carlotto informó que la prueba de ADN a la que se sometió un joven argentino dio 99.9 por ciento positivo en el parentesco con su hija desaparecida, torturada y asesinada hace 35 años.

“Esto es muy diciente para los que todavía dudan si sí hacemos bien, para aquellos que piden que demos vuelta a la página”, dijo Estella y agregó: “Esto para los buenos argentinos es una reparación: una reparación para la familia, para él mismo (su nieto) y para la sociedad entera. Y como falta mucho, hay que seguir buscando a los que faltan porque quiero que muchas familias sientan lo que estoy sintiendo yo”, dijo Estella a la prensa.
 
El movimiento Madres de la Candelaria nació en 1999, un año después de que grupos armados ilegales desaparecieron al hijo de Teresita Gaviria, el 5 de enero de 1998. La inspiración de esta organización se basó en la incansable lucha de las mujeres de la Patagonia, que se organizaron y alzaron su voz tras los crímenes y abusos cometidos durante la dictadura argentina.

“Para nosotras es de gran felicidad este hecho porque nos muestra que no podemos perder la esperanza de encontrar a nuestros seres queridos”, dijo Teresita y agregó:

“Las Madres de la Plaza de Mayo nos enseñaron a nosotros a saber resistir y a persistir. Por eso estamos que no cabemos en la ropa de la dicha”.

Muchas de las madres que hacen parte de Madres de la Candelaria madrugaron este miércoles a la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria para darle gracias a Dios. “Este ha sido un gran alivio. A esta Iglesia hemos ido a entregarle el dolor de la madre que muere esperando un hijo, hemos ido cuando se encuentran los restos de un ser querido. Hoy es motivo de una gran alegría porque damos gracias a Papá Dios por haber recuperado a una persona viva. Esto es hermoso”, dijo.

Teresita Gaviria se refería al hecho de que a lo largo de los 15 años de existencia de la fundación, han entregado 89 restos mortales a sus madres, y aunque esto descansa el alma, obviamente causa aflicción. “Yo me preparo para entregarle a una madre un cofrecito con los restos de su hijo. Hay sentimientos encontrados porque aunque esto es un regalo de la vida, la madre que lo recibe siempre dice “quisiera que me lo hubieras entregado caminando. En el caso de Estella la alegría, en cambio, es completa”.

Por esta razón, se reunirán este viernes a las 2 de la tarde a entonar una canción que se ha convertido en un himno para esta organización y que comienza tarareando “Cuántas veces niño te recé...”.