Por 10 días, las mujeres se tomaron la escena en Bogotá

Teatro, cultura, academia y manifestaciones sociales se tomaron la ciudad para exponer las expresiones que en torno a la cultura de paz promueven las mujeres. 

11 de agosto de 2014

Durante 10 días Bogotá fue la vitrina para manifestaciones artísticas y culturales de paz que reivindicaron el papel de la mujer en estas expresiones. El espacio fue la edición número 23 del Festival de Mujeres en Escena por la Paz, jornada que tuvo a Dinamarca como país invitado y en la que participaron Chile, Brasil, Perú y España.
 
El Festival, que se clausuró este domingo 10 de agosto, buscaba impulsar la participación de las mujeres en ámbitos culturales, rescatando desde sus experiencias y potencialidades histriónicas su valor social en la construcción de escenarios incluyentes e inclusivos que giran en torno a la paz.
 
Esta edición contó con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Alcaldía Mayor de Bogotá a través del Instituto Distrital para las Artes, Fokus y la Corporación Colombiana de Teatro, entre otras entidades. Con el proyecto, impulsaron colectivos culturales que tienen como propósito visibilizar las producciones de teatro que realizan las mujeres.
 
Sumadas a las iniciativas artísticas y culturales, se desarrolló el Encuentro Nacional Polifónico de Mujeres por la Paz (9 y 10 de agosto pasados), que como espacio de discusión académica y social abordó temas como el papel y la participación de la mujer en la construcción de paz, Iniciativas de mujeres por la paz; y cultura, arte y voces por la paz.
 
Para Patricia Ariza, directora de la Corporación Colombiana de Teatro, es importante resaltar que las mujeres pueden aportar mucho en la construcción de escenarios de paz, por lo que hizo un llamado para abrir los espacios de participación, hoy mayoritariamente cooptados por los hombres.
 
“La búsqueda desde el arte y el teatro de una solución política del conflicto es un escenario posible. (...) Es importante que se tenga presente la posición de la mujer como actor dinamizador”, anotó Julia Varley, una de las invitadas especiales al Festival.
 
El Encuentro logró reunir a más de 200 personas, la mayoría víctimas de la violencia de diversas regiones del país. Sumado a líderes de movimientos sociales, centros de pensamiento y movimientos feministas.
 
Así, el debate giró en torno a las potencialidades de las mujeres y como desde la cultura, el arte y la resignificación de espacios se construye una mejor sociedad a partir de las manos y la voz de las mujeres. Más en un país donde es necesaria la reivindicación del papel de la mujer, pues es esta la que mayoritariamente ha sido víctima de un conflicto que la ha invisibilizado.
 
La jornada fue aprovechada para grabar mensajes en video de los asistentes con sus perspectivas y propuestas de paz. El video será enviado a la mesa de diálogos de paz de La Habana.
 
El cierre del festival
 
La presentación del cierre del Festival, llevada a cabo este domingo 10 de agosto, estuvo a cargo del grupo español “La Ortiga & Narcoléptica”. Se trató de una apuesta por la ‘deconstrucción’ de identidad, a partir de una experiencia de sonidos autogenerados. La obra realizó una crítica a las estructuras sociales a partir del tema de la prostitución.
 
Lo novedoso de la puesta en escena resultó ser un modelo interactivo para hacer partícipe al espectador, al que se le hicieron preguntas para que repensara sus opiniones, posturas y percepciones sobre las mujeres que son utilizadas en la sociedad, con sus conflictos y procesos de invisibilización y mercantilización como objetos en algunas oportunidades.
 
‘La Ortiga & Narcoléptica’ comentó que se busca así una reflexión ética, partiendo del autoreconocimiento  en un contexto social no tan ajeno, para propiciar una transformación de todas aquellas actitudes y situaciones que han profundizado escenarios de exclusión y marginación de la mujer.
 
45 grupos en 11 escenarios distribuidos por toda la ciudad buscaron este propósito con la realización de talleres teatrales, de música, voz y danza y  recitales de poesía. Algunas de estas actividades se seguirán desarrollando hasta el 15 de agosto.