“Empresas deben ir más allá de su responsabilidad social”

La reconciliación no es solo un problema del Gobierno y de los grupos guerrilleros, ni está ligada solamente a lo que ocurra en una mesa de negociación, sino que es un reto que tenemos que asumir todos los colombianos.

Agosto 12 de 2014

En eso coincidieron los participantes en un panel de empresarios realizado en el marco del IV Congreso de la Red Pacto Global Colombia.

La Red Pacto Global “es una iniciativa voluntaria en la que las empresas se comprometen a alinear sus estrategias y operaciones con diez principios universalmente aceptados en cuatro áreas temática: derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anticorrupción”, según se explica su página de Internet.

El Pacto es la iniciativa corporativa más grande del mundo por la cantidad de participantes que tiene en más de 100 países en el mundo.

En el panel, moderado por Rafael Grassa, Director del Instituto Internacional Catalán por la Paz, se plantearon temas que surgieron también en los encuentros realizados por Reconciliación Colombia en Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá: la reconciliación del país no se logra en La Habana, sino que hay que construirla en Colombia, y es en las regiones por donde debe comenzar, no por Bogotá.

Grassa explicó a los asistentes que construir la paz implica tres acciones que empiezan con R: reconstruir, resolver y reconciliar. De estas tres, la reconciliación es la más compleja porque implica recordar para poder olvidar y hacer cotidiano el respeto por la diferencia.

“Por lo menos dos generaciones se necesitan para lograr una reconciliación completa”, dijo.

Por su parte, María Victoria Llorente, Directora de la Fundación Ideas para la Paz, entidad que actuó como relatora en los encuentros de Reconciliación Colombia, señaló que aún no estamos preparados para construir la paz. Se ha pensado en los desmovilizados, pero solo recientemente se ha incorporado también la atención a las víctimas.

Aseguró que las empresas deben ir más allá de su Responsabilidad Social Empresarial y deben sumarse a la agenda de cambio del posconflicto.

Contó cómo en los encuentros de Reconciliación Colombia surgió como un punto clave la necesidad de reconciliar a los ciudadanos con el Estado y con la empresa privada y señaló que las empresas deben ser plataformas de educación para la paz.

Jorge Mario Díaz, de la Cámara de Comercio de Bogotá, sostuvo que no hay que esperar a la firma de un acuerdo de paz para trabajar en la reconstrucción de la confianza y en fortalecer las capacidades locales en los territorios, así como en regenerar y generar la actividad económica en las zonas afectadas.

Luis Fernando Rico, Presidente de Isagén, agregó que las empresas deben promover la reconciliación entre todos sus grupos de interés.

Alexandra Guaqueta, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Colombia, explicó que ese organismo ha priorizado tres escenarios de trabajo con las empresas: el principio de acción sin daño, las alianzas público privadas y los escenarios de reconciliación.

En el evento fueron presentadas cuatro iniciativas empresariales de construcción de paz, que fueron seleccionadas por su impacto, replicabilidad y coherencia.