"Me siento amenazada"

Ángela María Giraldo, víctima de las Farc que recibió insultos y fue señalada debido a un trino de la representante María Fernanda Cabal, afirma que la perdona, pero que va a mantener la denuncia penal porque quiere dejar limpio su buen nombre.

En una rueda de prensa realizada en la Conferencia Episcopal, Ángela María Giraldo, hermana del diputado del Valle Javier Francisco Giraldo, asesinado por las Farc en cautiverio durante 2007, dijo que perdonaba a todas las personas que la han insultado por la foto y el mensaje que Maria Fernanda Cabal publicó en twitter, y que incluso perdonaba a la representante del Centro Democrático.

Sin embargo, aclaró que mantendrá la denuncia penal en contra de la senadora porque quiere que quede limpió su nombre y que se sepa la verdad. “Yo no hago parte de las Farc, no soy terrorista, ni comunista, como me dijeron muchos en los mensajes que mandaron. Simplemente quiero la paz para Colombia y no quiero que continúe la guerra porque ya perdí a dos personas que amaba mucho por la prolongación de este conflicto”.

La representante María Fernanda Cabal publicó el lunes un mensaje en su cuenta de twitter, en donde puso una foto de Ángela María Giraldo saludando a Jaime Avendaño, miembro de la delegación negociadora del Gobierno, con el mensaje “Esta ‘víctima’ está saludando muy contenta a las Farc…. ¿síndrome de Estocolmo?”.

A partir de ese momento, Ángela María cuenta que comenzó a recibir una gran cantidad de mensajes insultantes. “Jamás en mi vida había tenido miedo. Pero cuando llegue y encontré estos mensajes me asusté mucho. El tono era muy fuerte. Hoy me siento amenazada. Gracias a la Unidad de Víctimas y en este momento tengo un esquema de seguridad,  lo cual es algo absurdo”.

Vale la pena

Ángela dice que entiende a las personas que piensan diferente y que creen que los diálogos de paz no son la solución para el conflicto, pero los invitó a que dejen los odios con quien piensa diferente.

“Yo a las Farc no  los he perdonado porque sí, yo lo hice bajo un compromiso real de construcción de paz. Y  eso no significa que yo olvide que ellos secuestraron y asesinaron a mi hermano. De hecho,  todos los días al despertarme, lo primero que hago es acordarme de él”, contó.

Además dijo que había valido la pena viajar a La Habana porque lograron sensibilizar a las partes de la mesa e invitó a que las otras víctimas asistan a la isla.

Incluso defendió que fueran personas que no son víctimas directas de las Farc. “No nos podemos clasificar por victimarios. Yo sé que a muchos les cuesta trabajo entenderlo, a mí también me costaba. Pero cuando uno escucha, por ejemplo, a una indígena Wayuú decir que los paramilitares maltrataron a las mujeres de su familia y les cortaron los senos, uno entiende que todos hemos sido afectados y que a todos nos deben escuchar”.

Finalmente, Ángela dijo que no quería que el tema se convirtiera en algo personal y afirmó que no tenía ninguna animadversión política. “Yo no le voy a dar ninguna trascendencia a este tema”.

Por su parte, el padre Dario Echeverri, secretario de la Comisión de Conciliación Nacional, presente en la rueda de prensa, dijo que junto a las Naciones Unidas y la Universidad Nacional ya están escogiendo el segundo grupo de 12 víctimas que viajará a Cuba. Los nombres se conocerán una semana antes de que inicie el segundo ciclo de las negociaciones en la mesa.