Empresa privada pregunta a los colombianos de qué son capaces

Poderosa campaña de la que participan por lo menos 120 empresas interpela la consciencia de los colombianos acerca del aporte cotidiano que cada quien hace a la reconciliación. Un buen número artistas y deportistas se vincularon a la iniciativa Soy Capaz.

8 de septiembre de 2014
Foto: Daniel Reina, Revista Semana


Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, se quitó uno de sus zapatos y, en su lugar, decidió portar la bota de Jhon Jairo, soldado que el 19 de diciembre de 2005 perdió una de sus piernas al pisar una mina cuando realiza labores de patrullaje en San Francisco, oriente antioqueño. “Esta barbarie tiene que parar”, dijo mientras se ajustaba el zapato del hoy soldado retirado.

Monseñor Rubén Darío Salazar, en representación del Episcopado colombiano, echó mano de las botas de caucho de un reinsertado de 22 años que desde los 10 entró a un grupo armado ilegal y que se desmovilizó hace unos días tras la muerte, en combate, de su mamá. “Abogo por la reconciliación… ¡Son cinco décadas de conflicto insensato y absurdo”, dijo al salir vistiendo su traje de sacerdote con el peculiar calzado.

Gloria "Goyo" Martínez, de la reconocida banda de hip hop ChocQuibTown, anticipó que es una “colombiana de raca mandaca”, por lo que cree que ponerse en los zapatos del otro es un camino posible para alcanzar la reconciliación. “Me quito mis zapatos dorados y me calzo los de Alejandro”, dijo arrancando el aplauso del público. Alejandro era un joven artista que acudió a la llamada que le hizo su hermano Juan Carlos al Club el Nogal, el 7 de febrero de 2003, cuando estalló la bomba. Fue víctima de este atentado, como otras 36 personas, sin contar aquellas que quedaron heridas.

Ponerse en los zapatos del otro fue el ejercicio al que invitaron los empresarios hoy, en el Club El Nogal, al lanzar la campaña Soy Capaz. Son por lo menos 120 empresas que buscan crear consciencia acerca del papel que cada colombiano tiene que hacer para cambiar sus entornos próximos y así acercar la paz a su cotidianidad.

“No habrá héroes, ni grandes capitales. Los únicos que cambiaremos nuestra realidad somos nosotros”, dijo Sylvia Escovar, presidenta de Terpel, y agregó: “Como mujer, como mamá, como hermana… ¡Soy capaz! Soy capaz de pensar que los hijos de mis hijos van a crecer en un país en paz”, señaló, al comentar que la realidad de uno de cada diez colombianos en condición de desplazamiento debe comenzar a cambiar ya. Por eso, decidió ponerse los zapatos de Gisela Castro, una mujer de Villavicencio, desplazada por la violencia. Vea una galería de imágenes de los personajes que se pusieron los zapatos de otro. 

De la campaña Soy Capaz hacen parte grandes empresas colombianas que comenzarán a usar mensajes en sus productos para llegar a sus consumidores y vincularlos a esta iniciativa con su reflexión acerca de sus actitudes y comportamientos. Por ejemplo, los empaques de Nestlé y de Alquería cambiarán por esta época, así como los pasabordos de Avianca.

La iniciativa empresarial también vinculó a artistas de la talla de Juanes y de Carlos Vives, quienes lanzarán una pieza musical con ocasión de la campaña este 17 de septiembre. “Quiero cantarle a mi gente porque es un deber y es nuestra tierra”, dijo Carlos Vive en un corto mensaje al público que asistió al lanzamiento de la iniciativa. Vea las opiniones de varios de los artistas que participaron en la canción.

“Soy capaz de perdonar… de dar sin esperar nada a cambio… de ponerme en los zapatos del otro… de unimos para tener una mejor sociedad”, es parte de la letra compartida por estos 48 artistas. Un anticipo de lo que piensan estos artistas lo encontrarán aquí.

Soy Capaz también vinculó a deportistas que en El Nogal estuvieron representados por Faryd Mondragón, quien en el pasado Mundial representó el cierre de la buena campaña que con esfuerzo y disciplina alcanzó la Selección Colombia y que fue ejemplo a seguir para los colombianos. “Nosotros somos verracos y capaces de cambiar a este país”, dijo este arquero, el único jugador en la historia que ha disputado seis eliminatorias mundialistas, al ponerse en los zapatos de Walter, desmovilizado de las AUC, quien hoy labora en una empresa automotriz.

Los empresarios dijeron que quieren hacer un ‘mea culpa’ en su responsabilidad de lo que ha tenido que vivir el país en ya casi seis décadas de conflicto, y se comprometieron ayer a trabajar por la reconciliación “cerrando la brecha de la desigualdad”, generadora también de la actual situación.

Como dijo Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Industriales ANDI, y uno de los motores de la iniciativa: “La campaña invita, desde el sector empresarial, a que seamos capaces de ser conscientes de nuestro aporte real y efectivo a la reconciliación del país”. “A dar un paso por la paz, poniéndonos en los zapatos del otro”, comentó Fabricio Ponce, presidente de Coca-cola Femsa Colombia, empresa que desde el 2009 apoya procesos de reinserción. “Con inteligencia y trabajo todos podemos hacer de Colombia un país en paz”.

La invitación es, entonces, a “ponerle el alma” a este país en la coyuntura actual, según palabras de Carlos Raúl Yepes, para lograr pasar la página.