Ambiente enrarecido para víctimas y defensores

Casi un centenar de víctimas y de defensores de derechos humanos fueron amenazados de muerte en un mensaje firmado por las llamadas Águilas Negras. Dos de los amenazados viajaron a La Habana. Sólo nueve de los 91 tienen sistemas de protección.
 
10 de septiembre de 2014

Dos correos electrónicos en los que amenazan de muerte a  91 víctimas y defensores de derechos humanos llegaron este martes a la dirección electrónica de Ana Teresa Bernal, alta consejera para los derechos de las víctimas de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Los mensajes fueron enviados por una cuenta que tiene el nombre de ‘Águilas Negras’.

En el primer correo aparece un listado de personas y un mensaje en el que los señalan como “objetivo militar” y les dan quince días para irse. “Dejen de mariquiar con su cuento de defensores de derechos humanos, que ese puto cuento no se lo come nadie”, dice el texto.

También afirma que tienen ubicados a los hijos y a los familiares de esas personas, a quienes se refiere como “guerrilleros comunistas”

El segundo correo tiene sufragios en los que invitan a rezar por tres mujeres  a quienes dan fecha de muerte el 18 de septiembre de 2014. Incluso, dan como hora tentativa las 11 de la mañana.

La Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas de Bogotá confirmó que  algunos nombres de esta lista difieren de los que han aparecido en otras amenazas divulgadas esta semana, lo que lleva a estimar en más de 91 las personas amenazadas.

En lo que sí coinciden todos los mensajes es en el hecho de que aparecen dos víctimas que asistieron a La Habana en la primera comisión que se reunió con las delegaciones del Gobierno y de las Farc: Yanette Bautista, directora de la Fundación Nydia Erika Bautista, y Nelly González, madre del teniente Alfonso Rodríguez.

Además, según la funcionaria Bernal, una gran cantidad de personas incluidas en la amenaza participaron en los foros que organizaron las Naciones Unidas y la Universidad Nacional para que las víctimas debatieran y enviaran sus propuestas a la mesa de negociaciones. Especialmente los de Cali y Villavicencio.

“Llama la atención que esto se dé cuando hay un proceso de paz en curso y con personas han hecho presencia en los foros o en la Isla”, dijo Ana Teresa Bernal, quien afirma que este es un atentado directo contra el proceso de paz.
 
Autoridades prometen investigar

El general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, afirmó que ya se abrió una investigación para determinar quién o quiénes están agitando estas amenazas. “Nos tomamos muy en serio estos mensajes y ya tenemos un grupo especial que va a trabajar de la mano con la Fiscalía General de la Nación”, informó.

El siguiente paso de las autoridades será rodear de garantías a las 91 personas que aparecen en la lista, a quienes se ha pedido se acerquen a presentar denuncia ante la Unidad de Derechos Humanos de la Alcaldía Mayor de Bogotá, ante la Policía u otra autoridades competente. “Esto nos llevará algún tiempo, pues en el mensaje aparecen pocos datos y algunos nombres que son comunes”, advierte el general Guatibonza, quien dice que también hay que averiguar si el grupo Águilas Negras, bloque capital, en realidad existe.

En ocasiones anteriores,  amenazas firmadas por ese mismo grupo han sido enviadas a otras personalidades de la vida pública, pero nunca se ha podido establecer su autenticidad. (Ver ejemplo).
 
¿Y la Unidad Nacional de Protección?

Luis Alfonso Castillo, miembro del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y uno de los nombres que aparece en el mensaje, dice que es preocupante que ninguna autoridad los haya requerido. “He recibido siete amenazas en mi vida, todas están judicializadas, pero en ningún caso se ha concretado nada”.

En ese sentido, la responsabilidad principal recae sobre la Unidad Nacional de Protección (UNP), programa que en un comunicado anunció que sólo nueve de las 91 personas incluidas en el mensaje cuentan actualmente con medidas materiales de protección, y que ya está estudiando el caso de otras 20, para entregarles protección en caso de que la investigación arroje que esto es necesario.

Además, ha dispuesto el número 321 491 65 46 para que las personas amenazadas en esos mensajes que no tengan en la actualidad medidas de protección se comuniquen con la unidad.

El caso es preocupante porque el ministro del Interior Juan Fernando Cristo, afirmó este mismo miércoles que en la UNP hay un faltante de 70 mil millones de pesos para proteger a líderes y funcionarios.
 
A seguir trabajando

Antonio Madariaga, director de la fundación Viva la Ciudadanía y uno de los  nombres que aparecen en el mensaje, dice que ha recibido amenazas durante toda su carrera como defensor de derechos humanos, pero que esta tiene una particularidad que le preocupa.

“Esta vez han aparecido tres amenazas cada día con una lista de 91 personas. Lo extraño es que algunos nombre van variando entre una y otra”.

De hecho, a comienzos de esta semana, Fabrizio Hochschild, coordinador residente de las Naciones Unidas en Colombia, lamentó las amenazas contra víctimas que participaron en La Habana. “Las personas que tienen el coraje de enfrentar a los representantes de sus victimarios tienen, además, que enfrentar amenazas al regresar a Colombia", dijo.

Incluso la delegación de las Farc que está en La Habana había criticado las amenazas.

Luis Alfonso Castillo pide que esta vez atrapen a los culpables, pues es previsible que sigan enviando amenazas, si no reciben ningún castigo.  Además, recordó que en el primer semestre de 2014, fueron asesinados 30 líderes de derechos humanos. “Tenemos miedo, pero no vamos a cesar en nuestro trabajo”, dijo.

Ana Teresa Bernal, por su parte, comentó que la respuesta a estas amenazas es continuar trabajando por los derechos humanos y la paz del país. “Vamos a salir a marchar el viernes e invitamos a la ciudadanía a que se una para abrazar la vida y la democracia”.