Cifras de la sustitución de cultivos

15 de septiembre de 2014

A pesar de que las políticas de sustitución de cultivos y desarrollo alternativo en Colombia hoy dejan un buen sabor de boca y resultados palpables,  los retos a futuro y los riesgos para miles de familias campesinas en zonas apartadas del país siguen siendo enormes.

Lo que muestran varios estudios recientes es que, aunque la reducción de cultivos ilícitos en algunos departamentos es notoria, estos se han venido concentrando en otras zonas del país, sobre todo en las fronteras con Venezuela y Ecuador.

Según el Monitoreo de Cultivos de Coca en Colombia para el año 2013, por ejemplo, más de la mitad (56 por ciento) de todos los cultivos sembrados con coca en Colombia están en Nariño, Norte de Santander y Putumayo. Y en esos mismos departamentos es donde más han aumentado los cultivos ilicitos.

Pero a pesar de que en esas zonas los retos son gigantes, los resultados de la sustitución de cultivos en otras partes del país son palpables. Incluso en esas zonas, en donde la coca aumenta, varias familias le han apostado a cambiar el miedo por oportunidades.

Iniciativas como Familias Guardabosques y el Programa de Post-erradicación y Contención, apoyados por el Gobierno Nacional y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC),  han beneficiado a cerca de 156.000 familias y han logrado, en conjunto con programas de erradicación, certificar 4,6 millones de hectáreas como libres de cultivos ilícitos.

Además, productos como el cacao, el caucho y el café se han convertido en el sustituto perfecto de la coca.

Este es un panorama de la sustitución de cultivos ilícitos en el país en cifras: