Comisión Histórica vs Comisión de la Verdad

Desde que se instaló la comisión que se encargará de hacer un informe histórico sobre los orígenes y el desarrollo del conflicto armado han aflorado las dudas entre las funciones de este grupo y las de una comisión de la verdad. Reconciliación Colombia le cuenta las principales diferencias:

Por José Vicente Guzmán         
Periodista de Reconciliación Colombia        

Septiembre 17 de 2014

Entre el cruce de declaraciones del procurador Alejandro Ordoñez, el presidente Juan Manuel Santos y los doce expertos que hacen parte de la nueva Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (ver artículo), muchos colombianos aún no entienden cuál es la diferencia entre este grupo  y una Comisión de la Verdad.

Reconciliación Colombia consultó con expertos en el tema cuáles serían las principales diferencias entre ambas comisiones y sus alcances para el proceso de paz y un eventual posconflicto.

Veamos. Lo principal es que una, no excluye a la otra. Y, según ha trascendido por los comunicados de la mesa de La Habana, en el país se utilizarían ambos mecanismos.  

Mientras que la Comisión Histórica ya está trabajando y funcionará por cuatro meses en paralelo a la negociación, la Comisión de la Verdad comenzaría a operar una vez firmado un eventual acuerdo de paz con las Farc.

De hecho, el Marco Jurídico para la Paz, aprobado por el Congreso y avalado por la Corte Constitucional, obliga a que se cree una ley para poner en marcha dicha comisión, donde se especifique objeto, composición, atribuciones y funciones.

Las diferencias

Lo cierto es que la Comisión Histórica es prácticamente una herramienta creada en Colombia, mientras que las comisiones de la verdad ya se han utilizado en otras partes del mundo, luego de los procesos de paz que han acabado con varios de los conflictos armados más cruentos de la historia.

Según Amnistía Internacional, en los últimos 40 años se crearon al menos 32 comisiones de la verdad en 28 países y más de la mitad se han establecido en los últimos 14 años. Alemania, Argentina, Sudáfrica, El Salvador, Guatemala y Uganda, entre otros, han tenido mecanismos para establecer la verdad de los hechos que se presentaron en sus conflictos o dictaduras.

Sin embargo, ninguna comisión de la verdad ha sido igual a otra. Para Patricia Linares, asesora de la dirección del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), esa característica hace que en este momento no se pueda saber con claridad cuál sería el mandato de una comisión de la verdad en Colombia.

“Lo que se sabe es que las comisiones de la verdad buscan contribuir con la superación de la impunidad o tienen tareas concretas para determinar responsabilidades en violaciones a los derechos humanos. Pero hablar del mandato que tendría una Comisión de la Verdad en Colombia sería especular”, dijo.

Lo que para Camilo González Posso, director del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación del Distrito, es claro es que las comisiones de la verdad que funcionaron en otros países del mundo tuvieron un mandato más definido que la Comisión Histórica que se instaló la semana pasada en Colombia.

“La Histórica no se ocupa de casos en particular y es un grupo de expertos que busca dar una narrativa en conjunto. La de la Verdad, en cambio, busca esclarecer causas y responsabilidades. Se ocupa de las violaciones graves a los derechos humanos y estudia casos particulares y modalidades. También utiliza mapas y es mucho más específica, pues da respuestas más directas a las víctimas”, le dijo a Reconciliación Colombia.

En ese sentido, la Comisión de la Verdad tendría un alcance mucho mayor y en otros países ha servido para documentar en detalle los crímenes perpetrados durante el conflicto –como el genocidio, la violencia sexual, tortura, ejecución extrajudicial, secuestro y desaparición forzada–, respondiendo a preguntas como quién los cometió, cuáles fueron las modalidades más usadas, en qué regiones, cómo sucedieron los hechos y quiénes fueron las víctimas.

La Comisión Histórica, por su parte, tiene la responsabilidad de presentar un informe académico que explique las causas y orígenes del conflicto armado, los principales factores que han contribuido a su persistencia por 60 años, y los efectos e impactos más notorios en la población civil. Como le explicó a Reconciliación Colombia María Emma Wills, del CNMH e investigadora que hace parte de esa comisión: “no nos están pidiendo investigaciones individualizados, sino grandes líneas de investigación para explicar por qué estamos en donde estamos”.

En La Habana, las Farc se han ocupado con interés de esta comisión, pues, en últimas, será la encargada de echar un vistazo histórico para determinar ‘los buenos y los malos’ de la película y lo que aprenderán de esta parte de la historia las generaciones futuras.

Mientras tanto, el resultado de la Comisión de la Verdad sería uno o varios informes detallados que explicarían crímenes y casos que se hayan presentado durante el conflicto. Estos estarían disponibles para todo el público y, en especial, para las víctimas.
 
Participación de las víctimas

Otra diferencia radica en la composición. La Comisión Histórica está conformada por doce expertos independientes que realizarán cada uno un informe y por dos relatores, que deben elaborar un documento resumen que refleje “con la mayor objetividad los consensos, los disensos y la pluralidad de visiones de los expertos”, según un comunicado de la mesa de La Habana.

Y aunque la conformación de las comisiones de la verdad ha sido distinta en cada país, muchas veces han estado compuestas por personajes reconocidos en el mundo de los derechos humanos, representantes internacionales (de gobiernos de otros países o de las Naciones Unidas), escritores y juristas.

En Argentina, por ejemplo, participaron obispos y diputados; en El Salvador invitaron a políticos de otros países, como el ex presidente colombiano Belisario Betancur;  en una de las comisiones de Perú participó el escritor Mario Vargas Llosa, y en Chile incluso participaron dos funcionarios del gobierno del dictador Augusto Pinochet.

Lo que sí ha sido frecuente es que las comisiones de la verdad escuchen a víctimas en sus regiones, y lo que se espera es que suceda lo mismo en Colombia. “Es de suponer que en la Comisión de la Verdad la escucha de las víctimas va a ser fundamental. Va a tener un mandato más largo y un trabajo en territorios más amplio”, como explica María Emma Wills.

Para Patricia Linares, dada la complejidad del conflicto colombiano, también habría que tener en cuenta un criterio regional y diferencial, “además, en el contexto colombiano, hay muchos avances en materia de esclarecimiento por parte de organismos defensores de derechos humanos y organizaciones de víctimas. Eso se debería tener en cuenta”, dijo. 

En cuanto a las implicaciones legales, la mayoría de comisiones de la verdad  han sido mecanismos extrajudiciales, que funcionan a la par de tribunales de juzgamiento. Aunque en algunos casos, como el de Sudáfrica, las declaraciones en las comisiones tuvieron relación directa con las amnistías y la justicia transicional.

También hay diferencias en la duración entre un mecanismo y otro, pues la Comisión Histórica tiene cuatro meses para entregar su informe, mientras que las comisiones de la verdad han tenido diversas duraciones, pero generalmente mayores a un semestre.

Por lo pronto, queda claro que la Comisión Histórica tiene alcances distintos a los que podría tener una Comisión de la Verdad en Colombia, y que, de llegar a firmarse un acuerdo en La Habana, muchos colombianos estarían pendientes de los objetivos, las atribuciones y la composición de ese mecanismo. Pues la verdad es un requisito indispensable para la reconciliación y no puede tratarse de manera superficial.

Resumen:

 

Características  Comisión de la Verdad Comisión Histórica del Conflicto
¿Cuándo empieza a funcionar? Una vez se haya firmado un eventual acuerdo de paz. Está trabajando en paralelo con la mesa de negociaciones.
¿Cómo se crea? El Marco Jurídico para la Paz obliga a que sea por medio de una ley que especifique objeto, composición, atribuciones y funciones. Por decisión de las partes en la mesa de La Habana. 
Alcance Documentar en detalle crímenes perpetrados durante el conflicto, casos particulares y modalidades: quién los cometió, cómo sucedieron los hechos y por qué. Busca esclarecer responsabilidades. Presentar un informe académico que explique en general por qué se dio el conflicto armado y que ha contribuido a que se mantenga. No busca esclarecer responsabilidades.
Resultado Informes detallados que explicarán crímenes y casos que se presentaron durante el conflicto.   Un informe que servirá al Gobierno y a las Farc para explicar a las nuevas generaciones qué fue lo que pasó en esta parte de la historia de Colombia.
Conformación Ha sido distinta en cada país. Pero han participado, por ejemplo, defensores de derechos humanos, representantes internacionales, escritores y juristas. 12 expertos académicos y dos relatores. 
Participación de víctimas y sociedad La mayoría de comisiones han escuchado a las víctimas y han hecho un trabajo regional y territorial.  No participan. 
Implicaciones legales En algunos casos, como el de Sudáfrica, tuvieron implicaciones legales y relación directa con la justicia transicional. Pero la mayoría de veces fueron mecanismos extrajudiciales. No tiene ninguna implicación judicial. Será un informe con fuerza de contar qué fue lo que pasó en esta parte de la historia en Colombia (orígenes y desarrollo del conflicto). 
Duración Ha sido distinto en cada país. En Argentina y Chile, por ejemplo, duró 9 meses, En Perú 19 meses.  Tienen 4 meses para entregar el informe final.
Mecanismo Ha sido distinto en cada país. Pero generalmente se trata de escuchar a las víctimas y a los victimarios, revisar expedientes judiciales y documentos confidenciales.   Los 12 expertos deben realizar cada uno un informe. Luego los dos relatores deben resumirlos en un documento que refleje la pluralidad de visiones.