El río ha sido el testigo mudo

Música, llanto, gritos y desesperación llenan la sala desde el inicio de la función. Contar la historia del río, este como escenario del conflicto armado, y hacer memoria de las víctimas es la intención.
 
19 de septiembre de 2014
 
Como parte de la agenda por la recuperación de la memoria histórica de las víctimas, el Teatro La Candelaria presenta una obra que busca ilustrar las dinámicas de violencia que se registra en las zonas rurales y que, como si se tratara de un asunto cotidiano, se han instalado en el día a día de las comunidades.
 
A partir de simbologías de dolor de las víctimas se busca contar la historia de desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos  y otras prácticas que han teniendo un testigo mudo: el río. Así se pone en escena el diario devenir del conflicto armado en cualquier municipio azotado por la violencia, a pesar de las propias características de cada región.
 
Devota es uno de los personajes principales. Su labor es rescatar los cuerpos del río e intentar recuperarles su identidad. Es quien va narrando las dinámicas macabras del conflicto, acompañado de una mujer que busca a su hija de 16 años y a un hombre que no sabe quién es, ni por qué está sangrando.
 
Un cuarto personaje encara ese poder oculto que está detrás de la violencia, que decide quién muere, cuándo y cómo.  Todo en medio de la rigurosidad de la ley del silencio que no deja que nadie reclame, ni llore a sus muertos. 
 
El río es el espacio en el que se desarrolla la trama. Un río por el cual no circula agua, sino corren partes de cuerpos, miedos y terror. Un espacio por el cual deambulan las personas buscando a sus familiares, ilustrando la necesidad de las víctimas de saber qué pasó con sus muertos.
 
“¿A dónde van a dar tantos cuerpos profanados? ¿A quién le importan?, ¿a quién?, a nadie”, es el mensaje que parece enviar por momentos una sociedad que ve distante el conflicto. En contraposición, el mensaje de Devota es claro: “Aquí, no los olvidamos”.
 
La obra dirigida por César Badillo se está presentando en el Teatro La Candelaria (Calle 12 # 2 – 59). Más información
 
Vea también: Víctimas llevaron su dolor a las tablas