Abrazo de religiones por la reconciliación en Colombia

Para conmemorar el Día Internacional de la Paz, más de 30 líderes de iglesias en Colombia se reunieron en la Catedral Primada de Bogotá, para mostrar que es posible superar diferencias y unirse por la paz en Colombia.

Septiembre 21 de 2014
Fotos: Daniel Téllez.


El objetivo del encuentro, convocado por la Conferencia Episcopal, es dejar claro que si las religiones son capaces de obviar las diferencias y concentrarse en los puntos comunes, la sociedad también puede dejar a atrás sus conflictos.

"Es más lo que nos une que lo que nos separa”, explicó Monseñor José Daniel Falla, Secretario General de la Conferencia Episcopal. 

"El papa Francisco propuso que buscáramos la armonía entre todos, para darle una idea clara al mundo de que sólo uniéndonos, buscando la fuente de la paz y la reconciliación para poder vivir en un mundo de armonía”, agregó.

El acto simbólico fue inspirado precisamente por el pontífice, que hace algunas semanas visitó Tierra Santa con un rábino y un profesor musulmán y luego recibió en el Vaticano al Presidente Israelí, Shimon Péres, y al mandatario palestino, Mahmud Abbas (ver artículo). 


El encuentro comenzó con un concierto de la Orquesta Sinfónica Batuta, en el marco del III Festival de Música Sacra de Bogotá.

"Elegimos a Batuta porque han congregado a jóvenes que han vivido en situaciones complicadas muchas veces relacionadas con el conflicto armado en Colombia”, explicó el Secretario de la Conferencia Episcopal.

“Este Festival es una invitación a todas las personas a conocer, recordar, compartir, comprender y a aprender unos de otros, dejando a un lado las diferencias y uniendo fuerzas. Con esta tercera edición cuyo eje principal es el perdón, el Festival busca tocar los corazones de todas las personas a través de la música, ofreciendo un espacio para pedir perdón y perdonar”, recalcó Marianna Piotrowska, Directora del Festival.

Después del concierto, cristianos, judíos, musulmanes, budistas y representantes de otras religiones, expresaron cómo la paz es un elemento que inspira todas las creencias.

Estas fueron algunas de sus manifestaciones:

Marcelo Bulk, Director de Brahma Kumaris, Comunidad Budista Zen.

“La práctica de la No Violencia puede parecer difícil, pero todo radica en nuestra propia conciencia. Cada uno debe ser responsable de su propio dolor para trabajarlo y transformarlo en una sola sonrisa”.

Representante de la comunidad Chiita en Colombia.

“Quien perdona su enemigo y haga las paces tendrá recompensa por parte de Dios. No rechaces la paz a la que tu enemigo te convoca”.

Olga Lucía Sierra, Directora del Centro de Budismo Tibetano:

“Cuando somos capaces de hacer un cambio no estamos solos. Cuando la voluntad es aportar un cambio para la comunidad, Dios nos asegura que va a estar presente en este cambio”.

Erika Henao, Comunidad Islámica

“Soy capaz de convertirme en el protector de aquellos que no lo tienen. Ser el puente y el barco para todos aquellos que quieren cruzar el mar".

Monseñor Eduardo Martínez, Presidente de la Iglesia Evangélica y Luterana de Colombia

“Él que piensa que su tiempo es demasiado valioso para escuchar a los demás jamás alcanzara la comprensión del prójimo”

Luis Fernando Carrillo, líder Indígena

“Saludamos los cuatro vientos con sus rumbos. Abrazamos las religiones, las culturas. Pedimos bendición para todos los pueblos sin discriminación alguna. Gratitud y respeto para todos”.

El mensaje de todos los líderes religiosos fue uno solo: “Sí es posible la reconciliación”.

Al final, todos se fundieron en un abrazo, símbolo universal para expresar ese deseo.