Los desacuerdos en La Habana

A pesar de los acuerdos que el Gobierno y las Farc han alcanzado hasta ahora en la mesa, aún hay diferencias que tendrán que retomar más adelante. Reconciliación Colombia encontró estas en los documentos hechos públicos la semana pasada:

29 de septiembre de 2014

Con la publicación de los documentos que consignan los acuerdos a los que han llegado el Gobierno y las Farc en la mesa de negociaciones de La Habana (ver artículo), queda claro que, a pesar de las dificultades, las partes han venido avanzando en la agenda que acordaron en el 2012.

Los acuerdos en los temas de tierras, participación política y solución a las drogas ilícitas son importantes y, según varios analistas, significan un avance respecto a las anteriores negociaciones de paz con la misma guerrilla.

Sin embargo, dentro de esos mismos temas aún hay asuntos importantes en los que las partes no han logrado ponerse de acuerdo. Eso queda claro a lo largo de los documentos, donde hay algunos puntos marcados con asteriscos que, más adelante, tendrán que ser retomados.

Además, el grupo guerrillero habla de unas ‘salvedades’ que son temas que -para esta- deben ser discutidos, aunque el Gobierno no está de acuerdo porque considera que no están en la agenda inicialmente pactada.

Eso representa un reto para el futuro del proceso porque cuando las partes terminen de negociar los puntos de víctimas, fin del conflicto y la forma de validar los acuerdos –algo que no tomará poco tiempo–, tendrán que retomar tanto los puntos pendientes de los documentos, como las salvedades de las que habla la guerrilla, para, al menos, definir si van a ser tenidas en cuenta o no.

Eso, definitivamente, podría retrasar aún más la firma de un acuerdo final.

Reconciliación Colombia hace un recuento de los puntos que están pendientes dentro de los documentos y de las salvedades que la guerrilla insiste en negociar más adelante:

En el acuerdo de tierras y desarrollo agrario integral:     

- Las Farc piden discutir un mecanismo para frenar los latifundios, la extranjerización de la tierra y para regular la extracción minero-energética en el país. El Gobierno dice que esos temas no están en la agenda.

- La guerrilla también quieren que se revisen y renegocien los Tratados de Libre Comercio (TLC), que se hagan ajustes al ordenamiento territorial, que se cree el Consejo Nacional de la Tierra y el Territorio, y que se den definiciones sobre lo que llaman el ‘derecho real de superficie’. El Gobierno se niega porque afirma que estos temas tampoco están en la agenda pactada.

- Hay una diferencia semántica que podría tener diferencias estructurales de fondo: las Farc quieren hablar de soberanía alimentaria y el Gobierno de seguridad alimentaria. La discusión está pendiente.      
 
- Una propuesta de las Farc en la que no ha habido acuerdo es que el Gobierno desarrolle políticas para superar el micro-fundio y la concentración de la tierra en pocas manos.           

- Acerca de los ‘planes de acción para la transformación regional’, un mecanismo que acordaron las partes para transformar el campo colombiano y que implementarán en zonas priorizadas queda pendiente revisar la institucionalidad para implementarlo también en los lugares que no sean priorizados. 

- Hace falta cuantificar el fondo de tierras y definir la financiación de los acuerdos logrados en este punto. Además, hay temas que se deben ampliar en las negociaciones de los puntos de víctimas y validación de los acuerdos.

En el acuerdo de participación política

- Hay temas como el Sistema Integral de Seguridad con el cual el Estado debe garantizar la seguridad de las personas que se acojan al proceso y entren a hacer política sin armas, o el fortalecimiento de los defensores comunitarios, que se están ampliando actualmente en el punto de víctimas y en la comisión que evalúa los temas concernientes al fin del conflicto y la desmovilización.

- Las Farc quieren que se discuta la reestructuración democrática del Estado; el desmantelamiento del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad); y la elección popular del Procurador, el Contralor, el Fiscal y el Defensor del Pueblo. El Gobierno dice que esos temas no están en la agenda.

- Aunque el acuerdo establece la creación de circunscripciones electorales transitorias de paz, para entregar curules a zonas afectadas por el conflicto, aún no hay acuerdo en el número de períodos electorales ni en el número de curules.
 
- Las Farc insisten en discutir la democratización del acceso al espacio radioeléctrico y a la información, lo que implica hablar de los medios de comunicación. El Gobierno dice que el tema no se debe discutir porque no está en la agenda pactada.    
 
- Hace falta definir los cronogramas para implementar tres acuerdos: el estatuto de garantías para los partidos de oposición,  el  proyecto de ley que dé garantías a la participación ciudadana y la misión electoral especial que reformará el sistema electoral actual.
 
 - La guerrilla también quiere que se negocie la participación ciudadana en la definición de políticas de relaciones exteriores, administración de justicia, seguridad y defensa nacional. El Gobierno no está de acuerdo.
 
- Otra propuesta de las Farc con la que el Gobierno no está de acuerdo es la de crear una Cámara Territorial que sustituya la Cámara de Representantes. Esto se seguirá discutiendo.
 
En el acuerdo de solución al problema de las drogas ilícitas

- Las Farc quieren que se discuta la transformación estructural del sistema de salud pública porque para ellos eso está ligado a la implementación de los programas de prevención al uso de drogas. El Gobierno, por su parte, dice que el tema no está incluido en la agenda.
 
- La guerrilla también quiere que se realice una conferencia nacional sobre drogas que “concrete los ajustes y adecuaciones normativas y  las acciones que requiere esta lucha”. Y pide que esa conferencia arroje conclusiones sobre el fenómeno del tráfico de drogas como un problema ligado al paramilitarismo.

- Queda pendiente discutir la participación de veedores internacionales en la implementación de algunos de los mecanismos acordados.     
 
- Hay un acuerdo para entregar mercados a las familias que tienen cultivos ilícitos y decidan dejarlos pero el Gobierno propone que esta ayuda se dé por 6 meses y las Farc que se dé por dos años.     
 
- La guerrilla pide que se repare económicamente a las familias afectadas por las fumigaciones con glifosato. El Gobierno no está de acuerdo.          
 
- Por último, las Farc quieren discutir una ‘nueva política criminal del Estado’ y para eso proponen una comisión que diseñe una nueva política nacional de drogas. El Gobierno no está de acuerdo en discutir sobre este punto.