Mendieta exigió a la guerrilla hechos concretos de paz

El tercer grupo de víctimas se reunió con los negociadores en Cuba. No todos pidieron cese bilateral al fuego y el General Mendieta dijo que sintió el mismo ambiente que durante su secuestro. 

2 de octubre
Foto: Prensa Latina


Como era de esperarse, el ambiente de la reunieón entre la tercera delegación de víctimas y los negociadores del Gobierno y las FARC en Cuba no fue el mismo que el que hubo con los dos primeros grupos que estuvieron en la isla. 

Al menos eso se desprende de la rueda de prensa que dieron el Mayor General Luis Mendieta, la dirigente de la UP Aida Avella y el gobernador del Meta Alan Jara, y las otras nueve víctimas que se reunieron con los negociadores.

Para empezar, en el comunicado conjunto que presentaron a la prensa luego de terminar el encuentro, que duró todo el jueves, no hubo concenso a la hora de pedir un cese bilateral al fuego, como sí ocurrió con las dos primeras delegaciones.

Además, Mendieta no salió muy convecido de la reunión y dijó que al contar su testimonio y ver a los guerrilleros, sintió “el mismo ambiente que viví cuando estuve secuestrado en la selva” .

El General contó que durante su intervención Luciano Marín, alias ‘Iván Marquez’, jefe del equipo negociador de las FARC, no estuvo de acuerdo con su definición de ‘prisionero de guerra’ y ‘secuestrado’. “Eso me lleva a pensar que para ellos seguimos prisioneros políticos y no victimas”, dijo.

Mendieta finalizó su intervención diciendo que va a creer en el proceso de paz, cuando la guerrilla muestre hechos concretos de paz, como no reclutar niños, ayudar a localizar las minas antipersonas que han instalado, liberar los secuestrados y ayudar a ubicacar a los que aún siguen desaparecidos. "Por ahora se queda en buenas intenciones".

Aida Avella, dirigente de la UP –un partido politico que casi desaparece por la acción de los grupos paramilitares–, lamentó que los testimonios no sean trasmitidos a todo el país y pidió que el Estado protega a las víctimas que han viajado a La Habana. "Un Estado que busca garantizar la paz, tiene que garantizar la vida de quienes combatieron y ahora están de civil, y de todos los colombianos".

Y Alán Jara dijo que no aceptaba que Colombia tuviera que vivir siempre en guerra. Algo en lo que sí coincidieron todas las víctimas a pesar de sus diferencias. Pues en el comunicado conjunto, explican que "convergemos en la apuesta por un país sin guerra, donde no haya más muertes como un imperativo inmediato de la mesa de negociaciones. En ese sentido, instamos a las partes a persistir hasta que se llegue a los acuerdos necesarios para este propósito superando todas las dificultades que puedan surgir en la búsqueda del fin del conflicto".


Durante el día trascendió que el encuentro comenzó con la entrega simbólica, por parte de las víctimas a los negociadores, de dos ciros y un mapa de colombia lleno de flores blancas.

Este viernes las víctimas volverán a Colombia. Según lo planeado por las dos partes en la mesa, otros dos grupos con 12 víctimas cada uno viajarán en las próximas semanas a La Habana.