“El país exige una reconciliación entre el campo y la ciudad”

Luis Alberto Villegas, director ejecutivo de la corporación Vallenpaz, habló con Reconciliación Colombia acerca de la versión 2014 de la cena con empresarios, en donde invitaron a los asistentes a viajar al futuro.

Octubre 4 de 2014

Foto: VallenPaz. Luis Alberto Villegas fue el anfitrión de la Cena VallenPaz de este año, en donde los empresarios rinden un homenaje a los campesinos.


¿Qué los inspiró a hacer la cena de este año como si estuviéramos en el 2017?

La preocupación que tenemos por el alto grado de politización que tiene el tema de la paz en la actualidad. Nos pusimos a pensar de que manera le podíamos mostrar a la opinión pública que la verdadera paz, la paz sostenible, se construye desde el territorio, con las acciones, el aporte y el compromiso de todos los ciudadanos; que la paz no es sólo de víctimas y de victimarios, ni de presidentes o expresidentes. Que el País en paz que queremos trasciende a los diálogos de la Habana y exige una reconciliación entre el campo y la ciudad. Estos planteamientos fueron compartidos con una agencia de publicidad que nos propuso el ejercicio.

¿Cómo nació la cena Vallenpaz?

En nuestros inicios, encontramos que cuando se hacían huertas en las fincas campesinas, las familias no se comían lo que producían. Entonces decidimos invitar a un grupo de chefs a que les enseñaran a las familias a preparar los alimentos y la sorpresa fue que encontraron una tradición gastronómica invaluable. Entonces, los chefs propusieron hacer una cena benéfica para Vallenpaz que rescatara y diera a conocer esa cultura culinaria, pero que al mismo tiempo, le permitiera a los empresarios de la ciudad sentarse a la mesa con los empresarios del campo para compartir sus realidades.

¿Y qué es la cena de Vallenpaz?

Es un encuentro entre iguales en una mesa de gala que ofrece los sabores de la gastronomía nativa preparados por cocineras ancestrales y chefs reconocidos. Allí exaltamos a la empresa que se ha destacado por su apoyo a Vallenpaz y al empresario rural que se ha caracterizado por su liderazgo, al ser ejemplo para los demás campesinos y para el País de que el sector rural debe ser el motor de nuestra economía.  

¿Qué los motiva a seguir haciendo la cena cada año?

La Cena se ha convertido en el evento de responsabilidad social más posicionado de la región y es la forma en la que Vallenpaz le hace una rendición de cuentas a sus benefactores y deja en el primer lugar al verdadero protagonista: el campesino que se ha redescubierto, al que se le ha devuelto su dignidad, y que se ha convertido en un empresario rural asociado.

¿Cuáles son las principales metas para Vallenpaz de acá al 2017?

Llegar a las primeras 10.000 nuevas familias de las 42.000 que tiene como meta Vallenpaz para el 2024 en 99 municipios de Valle, Cauca y Nariño, con una inversión de un billón de pesos; tener un operador logístico funcionando para mejorar el acceso de los productores al mercado con ventas de 7.200 millones de pesos; y haber llegado a punto de equilibrio en el proyecto piloto de acceso a tierras de La Abadía con ventas de 600 millones de pesos anuales.

¿Qué los motivó a destacar en la cena y las piezas de comunicación a una iniciativa como reconciliación Colombia?

Reconciliación Colombia es uno de esos instrumentos que están demostrando que la construcción de paz en Colombia parte de nosotros mismos y que trasciende a los diálogos de La Habana. Y qué mejor escenario que un viaje al 2017 para que Reconciliación Colombia muestre sus resultados tres años después de su nacimiento y, por supuesto, cómo lo ha logrado de la mano de Vallenpaz.

¿Qué tanto tiene que ver el sector rural con el conflicto?

El sector rural es el origen de los procesos de violencia en Colombia. No por los campesinos, sino por el abandono del Estado que le ha dado espacio a los actores ilegales para despojar, desplazar, asesinar y usurpar. Mientras el campo pierde competitividad y participación en la economía nacional, los demás sectores, asentados en la zona urbana, gozan de mejores vías, acceso a salud y a educación, mayores oportunidades de empleo, conectividad, recreación y transporte, entre otras.

¿Y cómo aporta la agricultura al proceso de reconciliación  del país?

Las cifras del crecimiento de la demanda de alimentos en el mundo son contundentes y el campo es el único que puede resolver este problema. Entonces, paradójicamente, para un país como Colombia el campo es el único escenario capaz de generar el empleo y el crecimiento que el País necesita. A la vez, es la clave para resolver el conflicto armado, los cultivos ilícitos, el desplazamiento y todos los males asociados que le impiden al país impulsarse en la senda del desarrollo equitativo.

¿Cuál ha sido el mayor éxito de Vallenpaz en 14 años?

Reconocer la capacidad que tienen los campesinos de ser gestores de su propio desarrollo y hacer la gestión necesaria para acompañarlos en la resolución de sus problemas. Adicionalmente, ha sido visionario en el fomento al desarrollo rural integral con enfoque territorial como mecanismo de construcción de paz en Colombia. Si bien ha sido una tarea demorada y difícil, hoy por fin vemos como el tema rural se posiciona en la agenda nacional; fue el primer punto en los diálogos de paz, el Gobierno creó la Misión Rural, se va a realizar un censo agropecuario, el Gobierno y los campesinos firmaron el Pacto Agrario y el presupuesto del Ministerio de Agricultura ha mejorado.

Y en todo este proceso, ¿cuáles son las lecciones aprendidas?

Que el desarrollo debe ser desde y para el ser humano, que se debe reconocer y respetar la sabiduría ancestral en el campo para entender la dinámica y la fortaleza de la economía social campesina, que cuando los campesinos acceden a una educación pertinente, generan procesos de liderazgo en su comunidad e inciden en la toma de decisiones en favor de su territorio. Y finalmente, que cuando los campesinos cuentan con acompañamiento integral y acceso al mercado se vuelven altamente productivos y competitivos.

¿Qué le falta al país para lograr tener un Vallenpaz en diferentes regiones del país?

Que el sector público cumpla los acuerdos y disponga de la voluntad política para reducir la brecha del desarrollo entre el campo y la ciudad, y que el sector privado focalice la acción en el sector rural de manera que sus acciones tengan el impacto deseado. Además, la sociedad civil debe participar en la construcción de paz en Colombia; de hecho como muchos quieren hacerlo y no encuentran un medio que les garantice idoneidad y transparencia, Vallenpaz lanzó la campaña La Fuerza de los Alimentos, que pueden encontrar en www.vallenpaz.org.co y en nuestro canal en Youtube.