Conmemora, ¡hay motivos!

Está semana empieza a circular el segundo número de la revista Conmemora. Una iniciativa del Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, para contar historias de vida de las víctimas a partir de su resistencia, de su memoria y de sus procesos de reconciliación.
 
7 de octubre de 2014
 
Recordar los estragos del conflicto colombiano, rescatar el valor de la memoria y el mandato de no olvidar a las víctimas, es la consigna editorial de la revista Conmemora en su segunda edición. Buscando una vez más “reconocer los verdaderos protagonistas de la guerra en Colombia”.
 
Perfiles de dos víctimas del conflicto, pertenecientes a la Policía y al Ejército, uno de ellos, Roque Antonio Montilva, quien perdió sus dos piernas en un campo minado. De manera contundente, este héroe anónimo asegura: “lo que me hizo la guerrilla no me duele tanto como el olvido del propio Estado”.  Se trata de rescatar, a través de esta publicación, historias reales de víctimas, muchas veces invisibles para el resto de la sociedad.
 
En sus páginas hay campo para la recopilación de ejercicios como el ‘Museo de la Escuela de Leipzig’, el rescate del Archivo Histórico de la Policía Nacional de Guatemala y la iniciativa de los mapas parlantes de la comunidad Páez, como iniciativas que sirven para recordar las formas de violencia y, principalmente, la forma como las víctimas han sobrevivido a estas.
 
También la crónica del único pueblo de Colombia que celebra 18 años de la firma de un acuerdo de paz con las Farc, que con testimonios de la comunidad y del Gobernador del Resguardo Indígena Nasa Wesh, Virgilio López, muestra cómo se puede vivir en paz y cómo a ellos “la guerra solo les ha dejado muerte y miseria”, “queremos vivir en paz”, no dudan en comentar esta autoridad ancestral.
 
Una apuesta por saber cómo varios líderes regionales ven un lugar para conservar la memoria del país y su lucha contra el conflicto violento. Rescatando que debe ser un lugar para construir futuro, con participación amplia y que permita dignificar la memoria de las víctimas a través del conocimiento, la discusión e investigación “como método en contra de la muerte, del conflicto (…)”.
 
El recorrido gráfico lleva al lector a Buenaventura, a reconocer los procesos de resistencia a la violencia por parte de las comunidades,  a través de las manifestaciones culturales. Nueve fotografías que muestran a los “Matachines de Buenaventura”, grupo organizado de víctimas de esta población.
 
Al final, el relato de tres personas desmovilizadas que cuentan sus experiencias en el cumplimiento de los ‘Acuerdos de la Verdad’ que suscribieron en el marco de la Ley 1424 de 2010. Frases como “decir la verdad no duele” o “algún día se debe conocer toda la verdad” muestran la importancia de estos derechos para la reconstrucción del tejido social.
 
Para los interesados en acceder a la revista, está disponible en este enlace.