Las lágrimas de Viña Machado por las mujeres wayuu

La actriz y modelo habló con Reconciliación Colombia sobre su participación en el programa Misión Impacto, en donde acompañó a una organización que trabaja por una justa remuneración para las mujeres wayuu que venden sus mochilas.  “Lo maravilloso es que alguien vea que algo está mal y decida hacer algo”, dice.
 
Octubre 10 de 2014
Foto: Misión Impacto.
 
La actriz y modelo Viña Machado no pudo contener el llanto al comentar en el programa Misión Impacto, del Canal RCN, la indignante situación que viven las mujeres wayuu que tejen mochilas para vender.

Dos de ellas, que viajaban hacia Quito a participar en una de las ferias artesanales más importantes de Latinoamérica, entraron a una tienda del Aeropuerto Eldorado, a preguntar cuánto vale una mochila de las que hace su comunidad.

El vendedor les explicó que una pequeña, que tenían allí exhibida, costaba 800.000 pesos, pero una más grande podía llegar a costar $1’400.000.

Las mujeres no salían de su asombro porque esas mochilas no son muy distintas a las que a ellas les toca regatear con los turistas que viajan a Riohacha para vender por $50.000 o incluso $30.000. Humilladas, sacaban la cuenta de que el intermediario se puede quedar hasta con el 900%.

“Eso no pasa porque ellas lo hayan permitido. Eso pasa porque nosotros lo provocamos. Porque hay personas que regatean por las mochilas”, dice Viña, quien cuenta que lo que más le sorprendió de su participación en el programa fue haber encontrado personas que no solo ven lo que otros no ven, sino que deciden hacer algo.

Misión Impacto es un programa del Canal RCN, del cual es aliado Reconciliación Colombia, que cuenta historias de emprendedores sociales, que contribuyen a encontrar soluciones a problemas que afectan a comunidades.

En el programa del domingo pasado, en el que participó Viña Machado,  se contó la historia de Paula Restrepo, quien en 2011 creó Talento Colectivo, una organización que busca que las mujeres artesanas reciban un pago justo por su valor. (Vea la historia de Talento Colectivo, presentada en Misión Impacto)

Esta es la entrevista de Viña Machado con Reconciliación Colombia.

¿Qué fue lo que más le sorprendió de su participación en Misión Impacto?

En realidad, lo que más me sorprendió fue la labor de Paula. La cultura wayuu es muy cerrada y es sorprendente que ella, siendo una persona del interior, haya logrado ese voto de confianza y que la hayan dejado entrar.

¿Qué lección cree que deja el programa sobre lo que ocurre con las mochilas wayuu?

Si ellas han permitido que esto pase, es por lo que nosotros lo hemos provocado. Es porque hay personas que regatean por los productos que ellas hacen, sin reconocer el valor que tienen, ni saber quién lo hizo. La lección es no regatear por estos productos que son la labor de mujeres artesanas, ni comprárselos a terceros que se estén lucrando con el trabajo de ellas.

¿Qué reacciones ha provocado el programa?

Yo vi el programa por redes sociales, es decir, conectada al mismo tiempo con las redes sociales y el impacto fue impresionante.
Yo creo que el impacto está en que uno se deje afectar por una realidad que es tan distinta a uno. Una chica, que es amiga de un amigo, me dijo que se va a vivir a Australia y quiere llevar las mochilas allá, y así han reaccionado muchas personas.

¿Cree que la reacción que ha tenido el programa es señal de que hay un cambio en el país?

Es que gracias a las redes sociales ya no estamos tan alejados. Ya no nos pueden mentir. Ya Caquetá, Putumayo, La Guajira no están tan lejos. Ojalá pudiéramos solucionar todos los problemas, pero al menos podemos generar un voz a voz y una concientización.

Es que somos los jóvenes quienes tenemos que hacer nuestra propia revolución. Porque nadie más va a venir a hacerla. A los políticos no les importa.

¿Cómo la cambió haber participado en el programa?

Simplemente me abrió los ojos de que todos podemos generar cambios. Cualquiera puede ser un emprendedor social. Porque este sigue siendo un país prestado, de guerrilleros, de políticos, de paramilitares. Es de todos nosotros que debe venir el cambio.

¿Cuál es la lección que deja el programa desde el punto de vista de la reconciliación?

Que dejemos de hacernos los de la vista gorda y actuar. Es que una persona decida dar un paso y emprender el camino. Por eso la palabra emprendimiento es tan bonita. Lo maravilloso es que haya alguien que vea algo que está mal y decida hacer algo para cambiarlo.

Vea también la TwitterEntrevista realizada por Reconciliación Colombia con Paula Restrepo.