Los príncipes de la canción

Dos jóvenes, que por años vivieron el abandono rural y la violencia, llegaron al segundo puesto del festival 'Duetos de la canción', el más importante del país. Todo gracias a la Escuela Musical de Chicoral, creada por un señor de 65 años que fue el protagonista de Misión Impacto.

12 de octubre de 2014
Foto: MIsión Impacto.


Para llegar a Chicoral, vereda del municipio de La Cumbre en Valle del Cauca, es necesario tomar un bus desde Cali y luego un camión que durante casi dos horas recorre caminos rurales, llenos de cultivos de café y té.

Haga clic en la imagen para ver el capítulo de Misión Impacto sobre la Escuela de Música de Chicoral.

Todos los días, un grupo de 80 niños que viven en las áreas rurales de la zona hacen ese recorrido hasta una escuela de música, en donde pueden olvidar por un momento sus preocupaciones diarias y aprender a cantar, tocar guitarra, bajo o tiple.

Eso gracias a Eduardo Uribe, un administrador de empresas de 65 años que desde el 2005 fundó la Escuela Musical de Chicoral, un lugar en donde los jóvenes utilizan su tiempo libre en algo productivo. "La música sirve para el crecimiento personal. Muchas veces la pobreza no es económica, la verdadera pobreza es no hallarle un sentido a la vida", dice Eduardo.

Su caso salió en el tercer capítulo de Misión Impacto, el programa de RCN TV y la organización Sin Límites, que muestra historias de personas que con pocos recursos y mucho ingenio logran solucionar los problemas diarios de las comunidades.

En esta ocasión,  a Eduardo lo acompañó Conny Camelo, la actriz, música y presentadora reconocida por programas como el concurso musical Factor X.

"Es increíble que este señor con 65 años este haciendo un proyecto magnífico. ¿Cuántos a esa edad no quieren dedicarse solo a descansar?", dijo Conny al conocer el caso.

El reto

El objetivo que Eduardo y Conny tenían que superar durante el programa era llevar a dos jóvenes de la escuela a un concurso de duetos que se realiza cada año en Ibagué, llamado el 'Festival Nacional de Duetos' y que es uno de los más reconocidos del país.

Los escogidos fueron Fabián y Mauricio, dos de los jóvenes que estuvieron desde el principio en la escuela y hoy son profesores. Fabián es un joven abandonado por su madre y quien todos los días caminaba entre tres y cuatro horas para llegar a las clases.

Mauricio, por su parte, salió desplazado hace muchos años con su familia de Aguadas (Caldas) y asiste a la escuela desde que llegó a La Cumbre.

"Es increíble ver a estos dos muchachos tan entregados por la música tradicional colombiana. Ellos podrían tener un rifle en sus manos, y en vez de eso tienen una guitarra", dijo Conny al ver tocar a los dos muchachos.

Con mucho esfuerzo, y financiados por la fundación de una empresa de té hindú que tiene cultivos en la zona, los dos llegaron a Ibagué, en donde clasificaron a la final y lograron quedar en el segundo lugar entre los 6 finalistas.

A pesar de problemas de afinación con las guitarras y de enfrentar a duetos con mucha más experiencia, Fabian y Mauricio lograron un puesto con el que los muchachos de la escuela musical de Chicoral, que como ellos han sufrido en carne propia la violencia y el abandono estatal, podrán seguir soñando en grande.