‘Nos hemos ignorado y cuando nos vemos, lo hacemos como enemigos’: excanciller Camilo Reyes

El director ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo-Americana, Amcham, Camilo Reyes, también excanciller y diplomático colombiano durante más de 30 años, dijo hoy que Colombia ha sufrido de dos grandes fragmentaciones que explican la situación actual: una fragmentación regional, en la que se desarrolló el centro, pero no las periferias; y una fragmentación histórica, que ha generado desconocimiento de la realidad del país.

La mezcla de esas dos fragmentaciones resultó explosiva, pues ha generado la desconexión de las regiones entre sí, la ausencia de un sentido nacional y la indiferencia del centro con respecto a lo que acontece en los territorios.

Estas reflexiones fueron hechas durante la charla ‘Reconciliación desde el sector privado: empresas para un nuevo país’, en el que Reyes Rodríguez dijo que en el contexto actual en el que el país quiere avanzar hacia la reconciliación el sector privado debe contribuir a mediano y largo plazo a trabajar, junto con el Estado, por superar estos quebrantamientos sociales y económicos.

“Lo que le pasa a Colombia es que nos hemos ignorado y cuando nos hemos tenido en cuenta ha sido para vernos como enemigos”, dijo sin tapujos para explicar la situación.

A juicio de Reyes, por eso es que se necesita que las empresas propicien un cambio de actitud frente a su hacer diario. Esto implica, entre otras cosas, crear nuevas relaciones con las comunidades en las que desarrollan sus unidades de negocios.

La Cámara de Comercio Colombo-Americana, Amcham, reúne a por lo menos 1.000 empresas en el ámbito nacional y a 460 afiliadas en Bogotá.

En este espacio convocado en la mañana de este miércoles 15 de octubre en el autorio de esta Cámara, Ximena Botero, coordinadora general del proyecto Reconciliación Colombia, comentó que es muy distinto construir un proyecto con una visión de contribuir a la reconciliación del país, a uno que no tenga esta perspectiva. Así, una carretera puede ser simplemente un proyecto de infraestructura o ser motor para el impulso y desarrollo de las comunidades ‘benefactoras’ de esta obra vial.

Botero invitó al sector privado a replantear sus prácticas cotidianas para promover la reconciliación nacional. Y mencionó tres claves para que las empresas contribuyan en este ámbito: reinventar, definitivamente, sus relaciones con la comunidad; reconocerse como otro actor del territorio, no un agente externo, y trabajar en una construcción conjunta de visión de territorio.

“Es más el cómo que el qué lo que hace que construyamos procesos de reconciliación en el país”, dijo Ximena Botero.

La iniciativa de país Reconciliación Colombia reúne, entre otros sectores, al privado, pues por su capacidad y sus recursos es uno de los pilares del reencuentro entre los colombianos.

La buena práctica que fue presentada en este escenario estuvo a cargo de la empresa Coca-cola Femsa, la principal embotelladora de Coca-Cola, con casa matriz en México y que desarrolla su operación con seis plantas productoras en Colombia.

Silvia Barrero, portavoz de esta compañía en Colombia, explicó que luego de una época difícil en la que entre 1998 y 2001 recibieron varios atentados por distintos grupos armados ilegales, Coca-Cola Femsa replanteó su estrategia de negocio e incorporó las relaciones con la comunidad como una de sus prioridades.

Esto explica el diseño y ejecución de tres proyectos que le han permitido a la empresa trabajar por el tejido social. El primero de estos ‘Aportando tiempo’, que ha beneficiado a 620 personas que se han desmovilizado y que han sido capacitadas con 300 voluntarios de la compañía.

El segundo de estos los ‘Centros comunitarios de aprendizaje’, en asocio con alcaldías municipales, dotados de altas tecnologías para capacitación a comunidades. Aquí han desarrollado talleres para niños, capacitaciones en agricultura y cursos de inglés básico en municipios como Cereté, Curumaní y Aguachica.

Y por último ‘Espacios de paz y reconciliación’ entre víctimas y victimarios para hablar sobre sus visiones de construcción de paz.

De esta forma, Barrero explicó que concretan su misión de “generar valor económico y social a través de empresas” y su visión de “transformar positivamente las comunidades en donde participan”.