‘No es requisito perdonar para exigir la paz’

La realización de ejercicios de memoria que no sean revictimizantes y que exalten la dignidad de las víctimas y las comunidades son pasos fundamentales a la hora de hablar de los impactos del conflicto armado y se convierten en requisito para afrontar el posconflicto.
 
23 de octubre de 2014
Foto: Centro Nacional de Memoria Histórica. Martha Nubia Bello.

 
En el desarrollo de la novena jornada de la Cátedra ¡Basta ya!, la reflexión giró en torno a los impactos del conflicto armado y el papel de la visibilización de las víctimas. Estas temáticas fueron abordadas por una investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y una representante de un movimiento de víctimas.
 
Martha Nubia Bello, académica del CNMH, coautora del Informe ¡Basta ya! y coordinadora de la cátedra, resaltó la importancia de hacer visible la multiplicidad de daños que se han venido generando en el desarrollo del conflicto armado, por cuanto por esa vía se puede proyectar un escenario integral para la reparación.
 
“No hay reparación efectiva si no se cuantifican correctamente los daños ocasionados a las víctimas. Y por daños se entiende, más allá de los materiales y físicos, el dolor y el sufrimiento”, señaló Bello.
 
Para la investigadora es fundamental entender que la guerra ha enfermado a la población, ha aislado a la gente de su territorio y sus realidades. Por eso es importe hacer la lectura adecuada de los daños y que esta permita una reparación equilibrada entre lo material y lo simbólico.
 
Por su parte, Esther Polo Zabala representante del movimiento Mujeres del Valle Encantado, manifestó la imperiosa necesidad de realizar procesos de visibilización de las víctimas, por cuanto es una forma simbólica para el restablecimiento de sus derechos.
 
“Las víctimas tienen todo el derecho a ser protagonistas de sus ejercicios de memoria, bajo dinámicas que no revictimicen y que permitan empoderarlas frente a las situaciones de dolor sufrido y los procesos de auto-culpa”, añadió.
 
Para el cierre de la sesión se realizó un ejercicio con los asistentes, en el cual se leyeron piezas poéticas escritas por víctimas de la violencia que pretendían hacer memoria sobre sus seres queridos y el dolor que han venido sufriendo.
 
Martha Bello finalizó la jornada manifestando que visibilizar a las víctimas es fundamental para el proceso de posconflicto. Donde la verdad y la reparación tienen que ir de la mano pero sin que la paz sea exigirles a las víctimas que perdonen a sus victimarios solo por la firma del acuerdo de fin del conflicto. 
 
En el desarrollo del ciclo de la Cátedra ¡Basta ya! la próxima sesión abordará la temática de “Perspectiva diferencial de los daños” y estará a cargo de María Emma Wills, Nancy Prada y Patrick Morales.
 
Para los interesados en seguir la Cátedra y sus contenidos, desde aquí se puede acceder a los videos de las sesiones. De la misma forma pueden descargar aquí y aquí  las presentaciones realizadas por Martha Bello y Esther Polo.