“He aprendido a creer en segundas oportunidades”

En #TwitterEntrevista con Reconciliación Colombia, la actriz Johana Bahamón, quien ahora dirige la Fundación Teatro Interno, habló sobre su trabajo con mujeres privadas de la libertad y sobre la importancia de que estas personas se sientan parte de la sociedad.
 
Octubre 29 de 2014
Foto: Archivo Semana
 
En momentos en que se habla de nuevo en Colombia de hacinamiento y de las difíciles condiciones que se viven en las cárceles del país, es importante escuchar la opinión de Johana Bahamon, la actriz que desde hace un tiempo trabaja con mujeres privadas de la libertad.

La directora de la Fundación Teatro Interno, que fue seleccionada por la Revista Semana y la Fundación Liderazgo y Democracia como uno de los 30 líderes destacados del 2014 (ver artículo), cree que la sociedad debe hacer parte de la reconciliación a los reclusos.

“La reconciliación y la transformación de la sociedad nos toca hacerla a todos los colombianos”, afirma y agrega que podemos ser 47 millones de colombianos construyendo la paz.

¿En tu trabajo con mujeres privadas de la libertad, qué has aprendido de ellas?

He aprendido a no juzgar, a ponerme en los zapatos de otros y a creer en las segundas oportunidades.

¿Qué crees que el Estado debería hacer diferente frente a las personas privadas de la libertad?

Tener cárceles productivas, para que pueda haber una verdadera recuperación y fortalecimiento del ser humano y sus valores

¿Qué crees que pierde una sociedad por no dar otra oportunidad a quienes están privados de la libertad?

Pierde eso, la sociedad. La reconciliación y la transformación de la sociedad nos toca hacerla a todos los colombianos.

Pregunta de @josevigm: ¿Por qué decidiste dedicarte a trabajar por este tipo de población en específico?

Tuve la oportunidad de ir a una cárcel, y sentí que era el momento de dejar de recibir y empezar a dar.

¿Como sociedad, cómo nos podríamos reconciliar con las personas privadas de la libertad?

Desestigmatizando, con oportunidades, haciéndolos sentir parte de la sociedad, así seríamos 47 millones constructores de paz.