Este es el cuarto grupo de víctimas que va a La Habana

La periodista Jineth Bedoya, un representante de la comunidad de San José de Apartadó y varias víctimas de las Farc hacen parte de la delegación de 12 personas. También participará un guerrillero preso, víctima de tratos indignos y amenazas.

1 de noviembre de 2014

Hoy se conocieron los nombres de otros 12 colombianos víctimas del conflicto que ya están en camino a La Habana (Cuba), para reunirse este fin de semana con las delegaciones del Gobierno Nacional y las Farc que están negociando la terminación del conflicto armado.

Este es el cuarto grupo de víctimas que viajarán a la isla, y es el penúltimo según lo planteado por el Gobierno y las Farc al iniciar la negociación del punto de ‘reparación a las víctimas’.  Sólo quedaría faltando una última delegación de personas, que viajaría para el próximo ciclo de negociaciones.

Llama la atención la presencia de un guerrillero preso quien dice ser víctima de abusos y arbitrariedades.  Él no viajará a la isla, pero participará en la reunión por videoconferencia. Según Fabrizio Hochschild, coordinador Residente de las Naciones Unidas en Colombia, fue incluido porque “una persona en reclusión no pierde sus derechos ni deja de ser persona. El recibió un trato indigno, algo que está proscrito como delito en el derecho internacional humanitario”.

Además, según las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional, las entidades encargadas de hacer la selección por encargo de la mesa de La Habana, “en esta delegación se destacan regiones del país que no se habían destacado antes, como Arauca, Casanare y Córdoba”.

También, según Marco Romero, de la Universidad Nacional, en esta delegación se le dio mucho impulso a las comunidades, como la de San José de Apartadó y la del pueblo indígena Nasa.

De hecho, están incluidos sectores que antes no se habían tenido en cuenta en las anteriores delegaciones; periodistas, víctimas de minas antipersonal, miembros de la comunidad LGTBI y líderes de procesos de restitución de tierras.

Las 12 personas ya se encuentran camino a La Habana y están acompañadas del Padre Francisco de Roux, provincial en Colombia de la comunidad Jesuita, Monseñor Luis Augusto Castro de la Conferencia Episcopal y Fabrizio Hochschild, entre otros.

Estos son los perfiles de los miembros de esta delegación:

Jineth Bedoya: Es periodista de El Tiempo. En el año 200 fue víctima de secuestro, tortura, amenaza de muerte y violación por parte de paramilitares presos en una cárcel de Bogotá. Su caso fue declarado crimen de lesa humanidad, pero no ha habido condena. Además, en 2003 fue secuestrada brevemente por las Farc en Meta. Hoy, además de periodista, es defensora de los derechos de las mujeres. El 25 de mayo fue declarado el día de las víctimas de violencia sexual en su honor.

María Zabala: Es una campesina que perdió a su esposo y a su hijo el 14 de diciembre de 1988, luego de que paramilitares de la Casa Castaño los asesinaron. Es la fundadora del proceso del Valle Encantado para la restitución de tierras del INCORA, y ha promovido la resistencia de las mujeres para impedir el reclutamiento de sus hijos.

Luz Marina Cuchumbé: Madre de Hortensia Cuchumbé, víctima de ejecución extrajudicial por parte de supuestos miembros de la Fuerza Pública en el año 2006. Los hechos ocurrieron en Inza (Cauca).

Wilfredo Landa Caicedo: Líder comunitario de Tumaco (Nariño) que en 2013 fue víctima de amenazas por parte de hombres de las Farc. Una situación que lo obligó a salir desplazado junto con varios miembros del Consejo Comunitario Rescate, las Varas, del que él hacía parte. 

María Jackeline Rojas Castañeda: Defensora de derechos humanos, especialmente para  las mujeres del Magdalena Medio. Su padre fue asesinado por las Farc, su compañero sentimental fue asesinado por el Eln y su hermano por paramilitares de la región. Hace parte de la Organización Femenina Popular – OFP, por lo que es objetivo militar de grupos paramilitares. En el 2012 fue galardonada con el premio a los Derechos Humanos de la Unión Europea.

Lisinia Collazos Yule: Lideresa indígena del pueblo Nasa, víctima de desplazamiento forzado y tortura en la masacre de El Naya, cometida por miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en abril de 2001. La masacre dejó cerca de cien muertos, entre ellos su esposo, y produjo el desplazamiento masivo de la población. Ella ha sido tres veces gobernadora de su cabildo y ha participado en el proceso de Comisión de la Verdad de las Mujeres, realizado por la Ruta Pacífica de las Mujeres.

Germán Graciano Posso: Representante legal de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, una comunidad que se declaró neutral en el conflicto armado y por esa razón recibió presiones por parte de todos los grupos armados y la Fuerza Pública. En medio de esas presiones, trece de sus familiares cercanos, entre ellos su padre, sus dos hermanos, y varios de sus tíos y primos –tres de los cuales eran menores de edad– fueron asesinados.

Guillermo Murcia Duarte: Es el coordinador de la Campaña Colombiana contra Minas para el departamento de Arauca y hace parte de la Comisión Ciudadana de Reconciliación. En 2005 sufrió un accidente por culpa de una mina antipersonal y desde entonces es formador para prevenir accidentes con estos artefactos y acompaña a otras víctimas de este flagelo.

Nora Elisa Vélez: Es representante de las víctimas LGBTI en la Mesa Nacional de Participación. Fue desplazada de Sevilla (Valle del Cauca) en el año 2002, luego de que varios cuatro de sus hermanos fueran asesinados en 1997 por parte de presuntos miembros de las Farc y grupos paramilitares.

 Alberto Tarache Niño: Mecánico de Paz de Ariporo (Casanare) que a sus 12 años fue objeto de amenazas que atribuye a las Farc, porque en su trabajo tenía que atender –por obligación y para preservar su vida– a miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia. Fue despedido de su trabajo y por ese motivo terminó ingresando a las filas paramilitares a sus 13 años. Cuatro años después se desvinculó y pasó al proceso de reintegración con el ICBF.

Juan Carlos Villamizar: Dirigente estudiantil, fundador de la Red Unipaz de Estudiantes y miembro de la Asamblea de Jóvenes por la Paz. Tuvo que salir a España en el año 2002 tras haber sido declarado objetivo militar por los paramilitares del Bloque Capital y por señalamientos de Carlos Castaño. En el 2014 participó como candidato de la Unión Patriótica a la Cámara, en representación de colombianos y colombianas en el exterior. Actualmente es el vocero del Foro Internacional de Víctimas.

Tulio Murillo Ávila: Es un guerrillero de las Farc que actualmente está preso en la cárcel. Dice que ha sido víctima de violaciones a sus derechos humanos en su condición de detenido y ha denunciado ante las autoridades que mientras ha estado privado de la libertad ha recibido tratos indignos y amenazas. Su familia también ha sufrido amenazas y ataques en su contra. El no viajará a La Habana, y participará en la mesa a través de una grabación de video. 
 
.....

Lo que falta

Además de que pronto terminarán de viajar las delegaciones con representantes de víctimas, en diciembre se cumple el plazo para que la Comisión Histórica del Conflicto, conformada por 14 expertos, pueda entregar  un informe que resuma las causas del conflicto, los factores que han facilitado a su persistencia, y los impactos más notorios en la población civil (ver nota).

Con ese insumo y las declaraciones de las 60 víctimas que hayan estado en La Habana, las partes ya tendrían todo el material para culminar la negociación del cuarto punto de la agenda, que definirá los mecanismos para reparar a las víctimas del conflicto armado.

Con esta negociación culminada, ya quedarían pendientes los temas de fin del conflicto, desmovilización y entrega de armas, algo que una subcomisión de cada delegación ya está evaluando en paralelo. Muchos han dicho que la negociación de estos temas sería compleja, por la enorme diferencia de opiniones entre ambas partes, y podría tomar varios meses.