Bases cristianas debaten propuestas desde la fe

Por lo menos 400 representantes de las diferentes comunidades religiosas del país se reúnen para construir una propuesta que, teniendo como pilar a Jesús, brinde rutas concretas para las bases cristianas en la coyuntura actual del país.

9 de noviembre de 2014

Con la banda sinfónica San Basilio, miembros de distintas comunidades religiosas del país se dieron cita en el distrito  Aguablanca, Cali, para participar este fin de semana del Encuentro Nacional Ecuménico por la Paz. Se trataba de reconocer procesos de reconciliación gestados desde la base, unir esfuerzos entendiendo las diferencias y constituir veedurías ciudadanas como rutas trazadas desde la experiencia de las iglesias, comunidades, fundaciones y movimientos laicos, de distinto orden y naturaleza, pero unidas por la visión de Jesús, quien buscó precisamente transformar el mundo de forma pacífica.

Por esta razón, y para centrar la discusión, la bienvenida del párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción a los más de 400 asistentes fue retomar las palabras de Jesús en la biblia: “Mi paz os dejo, mi paz os doy”. La idea entonces de este espacio, que concluye este domingo, es finalizar su jornada con propuestas concretas orientadas a la paz y a la reconciliación, las que, a su vez, serían desarrolladas por organizaciones de la base.

“Este encuentro es un ejemplo de unión. Debemos entender que el amor de Dios va más allá de todos los credos y nos compromete en el propósito de la paz”, dijo monseñor Darío Monsalve, arzobispo de Cali, como anfitrión de este encuentro interreligioso convocado por la Mesa Ecuménica por la Paz.

Junto a la organización civil Redepaz y a la iniciativa de país Reconciliación Colombia fue discutida la realidad de hoy en materia de paz y de reconciliación pensada desde la sociedad civil, mientras que Germán Cobo, exconcejal de Cali. Lo hizo desde la perspectiva de los diálogos de paz en La Habana. “Estamos en circunstancias excepcionales, en una transición histórica en la que las armas salen de la política. Debemos transformar nuestras relaciones depredadoras en relaciones estéticas y la estética de la paz se llama democracia”, dijo Luis Sandoval, director de Redepaz, refiriéndose a la importancia de los procesos de paz, generados desde la base. Cobo, por su parte, hizo una invitación a buscar estrategias para que la participación tenga eficacia real en el poder.

En el marco del encuentro, se exhibió la galería de la memoria por las víctimas y mártires cristianos  con el propósito de honrar su labor por la defensa de los derechos humanos.

 

Mártires cristianos en Colombia (de izquierda a derecha): Víctimas de la masacre de Trujillo; Padre Álvaro Ulcué Chocué (10 de noviembre de 1984); Monseñor Gerardo Valencia, Obispo de Buenaventura (enero 21 de 1972); Padre Camilo Torres (15 de febrero de 1966); Enrique Ángel Angelelli (4 de agosto de 1976); Francisco 'Chico' Méndez (diciembre 22 de 1988).

¿Quién representa a las víctimas cristianas en las mesas de negociación? Preguntó Ómar Fernández, coordinador de la Mesa Ecuménica por la Paz, quien adicionalmente mencionó que el resultado de estas mesas de trabajo  se presentará los próximos 15 y 16 de noviembre en el Gran Encuentro Nacional por la Paz que se realizará en el Centro de Memoria Histórica.

Las veedurías ciudadanas populares de la paz, constituyen una de las propuestas presentadas en el evento. La hermana Maritza Trigos, líder de procesos de reparación en Trujillo y ganadora del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos del año 2012, precisó el objetivo de estas:
  • Impulsar mecanismos concretos desde las regiones y en asocio con las personerías municipales para el control y vigilancia.
  • Constituir un panorama que organice y articule a las organizaciones sociales que actúan como veedoras.
  • Convertirse en un componente para la vigilancia en el cumplimiento de los puntos que se llegarán a acordarse en la mesa de negociación en La Habana.
  • Influir no solo como veedurías con naturaleza de control, sino incidir también en la formación a organizaciones de la sociedad civil teniendo en cuenta la ley 850 de 2003.
Las conclusiones del primer día de este encuentro donde la fe implica paz con ética se puede resumir en una frase mencionada por el director de Redepaz: “la paz reina cuando el protagonista es el pueblo”.

Las organizaciones que estuvieron presentes fueron: comunidades eclesiales de la base y De los Padres Basilianos; la Conferencia de Religiosos de Colombia; Laicos Franciscanos; las iglesias Evangélica Luterana de Colombia, Ortodoxa, Menonita de Colombia, Cristiana Wesleyana, Anglicana de las Américas, De Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y Presbiteriana; las fundaciones Víctimas de Trujillo, Sembradores de Paz, Paz y Bien; Mujeres Ecuménicas por la Paz; Dominicas de la Presentación; los centro Bíblico Claretiano y Cristiano de Amor y Fe y la parroquia Salvatorianos.