La escuela-circo que le da oportunidades a los jóvenes

Una escuela caleña que le permite a los jóvenes de escazos recursos convertirse en artistas de circo acaba de inaugurar su sede en Bogotá. Esta historia hizo parte de un nuevo capítulo de Misión Impacto.

Conozca la historia del proyecto Pazamanos.
 
10 de noviembre de 2014
Foto: Misión Impacto.

 
Felicity Simpson vivió muchos años de su vida como una artista de circo. Entre trampolines, cuerdas y malabares, viajó por varios países, y nunca tuvo un hogar fijo. Tanto así, que aunque nació en Inglaterra, repite con insistencia que ella es ‘de todo el mundo’.
 
Pero hoy, radicada en Colombia, está lejos de esa vida herrante que durante tanto tiempo la llevó de un lugar a otro. Todo porque desde 1995 dedica sus esfuerzos a la Escuela Circo para Todos, una fundación en la que jóvenes de escazos recursos pueden aprender a ser profesionales de los circos.
 
La labor es tan efectiva, que más de 100 estudiantes graduados, que en algún tiempo estuvieron en entornos en donde fácilmente podían caer en la delincuencia, hoy viven de gira en circos de todo el mundo, y obtienen ingresos fijos con los que pueden costear sus vidas y las de sus familias.
 
Todo comenzó cuando Felicity se casó con Hector Fabio Cobo, un bugueño que durante varias de sus travesías por el mundo fue su compañeró de acrobacias. Él, decido a trabajar por su país, la llevó a Cali, en donde juntos montaron la escuela, que ya lleva 19 años funcionando en la capital del Valle.
 
Pero no todo ha sido color de rosa. Hector falleció en el 2001, y la escuela quedó en una crisis institucional tan grande, que por algún tiempo pareció que iba a cerrar. Pero Felicity logró sacarla adelante con el buen humor y la esperanza que le reconocen varios de sus beneficiarios.
 
Como Harrison Cuervo, un muchacho que creció en las calles de la ciudad y que perdió a su hermano, pero que “encontró una nueva familia”, cuando ingresó a la Escuela Circo Para Todos. Allí, cuando no estpa en la plaza de mercado cargando bultos, se dedica a realizer acrobacias y a aprender malabares que espera realizar luego en circos profesionales.
 
Un nuevo reto
 
Con la idea de encontrar nuevos patrocinadores y más recursos, y gracias al apoyo que ha recibido del Ministerio de Cultura, Felicity decidió trasladar la mitad de su escuela para Bogotá.
 
Un traslado que tomó por sorpresa a varios de sus alumnos, que tuvieron que decidir si se quedaban en cali o venían a la capital.
 
La idea de Felicity es que los dos primeros años de un curso de cuatro se vean en Cali, y los dos últimos (el ciclo superior) en Bogotá. Para eso, trasladó parte de su infraestructura a un terreno cercano a la calle 13 y a una vieja estación de tren.
 
Aquí espera continuar con su sueño. “Si no estás listo para salir de una ciudad a otra, es porque no tienes vida de artista”, cuenta Felicity entre risas.
 
La historia de Felicity, la escuela y el tortuoso traslado a Bogotá salió en un nuevo capítulo de Misión Impacto, el programa de RCN TV que muestra las historias de personas que con ingenio y pocos recursos solucionan los problemas de las comunidades.
 
En este caso, Felicity recibió el apoyo de la modelo y actriz Angélica Blandón, quien estuvo presente en el trasteo y en la presentación que la escuela realizó en Bogotá.