La música como instrumento de paz

La importancia de programas gubernamentales de inclusión sociocultural para las víctimas de la violencia, la música como herramienta para la reconstrucción de tejido social y el apoyo social a iniciativas artísticas fueron los elementos que se visibilizaron en el gran concierto por la paz y la reconciliación.

13 de noviembre de 2014
Foto: DPS

Una puesta musical en escena en el Teatro Colón de Bogotá provocó una reflexión en torno a la música como plataforma de inclusión social. En las partituras del Concierto por la Reconciliación participaron poblaciones víctimas de la violencia traídas de las regiones a este tradicional escenario por el Departamento para la Prosperidad Social (DPS).

Expectantes estuvieron cerca de 1.200 personas que asistieron a la convocatoria realizada por el DPS y la Fundación Batuta. La idea era que observaran una muestra del trabajo de 120 niños, adolescentes, adultos y personas en situación de discapacidad que han sido víctimas del conflicto armado provenientes de La Guajira , Meta, Cundinamarca y Boyacá.

El repertorio estuvo compuesto por 14 temas en cuatro actos y permitió ver el trabajo coral y de ensamble que ha permitido la reconstrucción del tejido social en comunidades que se encuentran en condición de vulnerabilidad. Canciones cargadas de un contenido en pro de la paz, el reconocimiento de las diferencias, el respeto por el otro y la convivencia pacífica fueron la apuesta del grupo para demostrar su compromiso con la construcción de un país que quiere poner fin a la guerra.

Esta muestra hace parte del trabajo que se ha desarrollado desde el programa iMúsica para la reconciliación’ que completa 13 años realizando trabajo de atención sicosocial a través de la música y que a la fecha cuenta con cerca de 18 mil beneficiarios en todo el país.