‘Perdón pero no con olvido’

El reto de hacer de la memoria un tema público y consolidar así espacios de construcción social para la memoria de las víctimas y sus familiares y la importancia de denunciar lo que sigue ocurriendo son tareas a las que se debe enfrentar el Museo Nacional de Memoria.
 
11 de noviembre de 2014
 
La importancia social que reviste la consolidación del proyecto de construcción del Museo Nacional de Memoria fue el tema de la sesión 12 de la Cátedra ¡Basta ya! En la cual dos miembros del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) compartieron sus reflexiones.
 
Bajo el marco de la Ley 1448 de 2011 “Por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno y se dictan otras disposiciones”, conocida como la Ley de Víctimas, el Gobierno Nacional instó al CNMH a diseñar, crear y administrar un Museo de la Memoria.
 
El objetivo del Museo es “lograr el fortalecimiento de la memoria colectiva acerca de los hechos desarrollados en la historia reciente de la violencia en Colombia” y que este proceso se articule de manera participativa con las comunidades víctimas del conflicto.
 
Catalina Orozco, coordinadora de curaduría y educación del CNMH, resaltó la importancia del Museo como herramienta para narrar la memoria a través de ejercicios que dignifiquen a las víctimas mediante la reparación simbólica.
 
Así, el Museo Nacional de Memoria pretende articular tres escenarios: la creación social, la construcción del espacio físico y la apropiación social. Donde se recalca que uno de los principales retos es posicionar los ejercicios de memoria como un tema de interés público.
 
“El museo deberá servir como elemento de memoria de lo ocurrido y como elemento de denuncia de lo que sigue ocurriendo señalando quiénes son los responsables de la violencia. Y como objetivo más amplio debe promover la creación de lineamientos para una política pública de memoria”, señalo Orozco.
 
En la misma vía, Mauricio Builes jefe de prensa del CNMH, recalcó la importancia de los ejercicios de memoria y del Museo Nacional de Memoria por cuanto este permitiría cambiar la forma en la que se piensa narrativamente la memoria y el conflicto.
 
“El reto más grande es buscar formas innovadoras de mostrar los productos del Museo para que el ciudadano del común se acerque a ellos y logre apropiarse de las historias que se plasmen en este. Es fundamental reconocer que una dificultad es pretender construir Memoria Viva en medio de un conflicto armado que se sigue prolongando”, dijo Builes.
 
Como parte del ejercicio de pensar nuevas formas de mostrar las historias de memoria, Builes señaló que los medios de comunicación deben pensar nuevas formas (multiplataforma) para acercarse a los públicos. Ejemplo de lo que viene haciendo el CNMH en esta área presentó el documental “No hubo tiempo para la tristeza” y la aplicación para teléfonos inteligentes “Rutas del Conflicto” en la apuesta por acercar los contenidos a públicos más amplios.
 
En el desarrollo del ciclo de la Cátedra ¡Basta ya! la próxima sesión abordará la temática de “Recomendaciones y tareas de la memoria” a cargo de María José Pizarro, María Camila Moreno y Martha Nubia Bello.
 
Para los interesados en seguir la Cátedra y sus contenidos, desde aquí  se puede acceder a los videos de las sesiones. De la misma forma pueden descargar aquí el Informe ¡Basta ya!