Habrá un plan piloto de sustitución de cultivos en Putumayo

Empezaría a aplicarse a partir de abril de 2015 y busca anticipar la aplicación de lo pactado en el tercer punto de la agenda en La Habana. El Gobierno presentó la idea en medio de las protestas de algunos campesinos por las fumigaciones con Glifosato. 

25 de noviembre de 2014
Foto: Archivo Semana

Los cultivos ilícitos han sido uno de los principales combustibles de la guerra en Colombia.  No sólo porque se convirtieron en una de las principales fuentes de financiación de los grupos armados, que controlan la cadena del narcotráfico, sino porque atrajeron a miles de familias campesinas que vieron allí la oportunidad de multiplicar sus ganancias por medio de la ilegalidad.

Por eso, las autoridades han puesto en marcha varios esfuerzos tendientes a atacar los cultivos ilícitos. Desde planes para entregar plata a las familias que sustituyan la coca por otros productos como cacao o café, hasta las fumigaciones con glifosato, que tantas quejas han causado en los campesinos y que metieron al país en un lío diplomático con Ecuador.

Esas estrategias han logrado reducir el número de cultivos ilícitos en algunas zonas centrales del país, pero han llevado a que estos se replieguen en las fronteras. Eso explica que según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el 56 por ciento de los cultivos de coca en Colombia durante 2013 estuvieron concentrados en tres departamentos: Norte de Santander, Nariño y Putumayo.

El tema es tan importante, que en el acuerdo entre el Gobierno y las Farc en el punto de narcotráfico y drogas ilícitas que fue publicado hace dos meses (lea los acuerdos), hay un gran número de proyectos que buscan implementar planes integrales de sustitución de cultivos ilícitos en las zonas de conflicto, con el apoyo de la comunidad.

Pero todo parece indicar que el Gobierno quiere tomar la delantera, y antes de que se firme la paz en La Habana (Cuba) quiere probar un plan integral de sustitución de cultivos similar a como lo especifican los acuerdos con las Farc.

De hecho, el Presidente Juan Manuel Santos anunció este martes en Puerto Caicedo, Putumayo, que ese departamento va a ser la sede de ese plan piloto, que armaran en conjunto con las Naciones Unidas y la Mesa Regional de Organizaciones Sociales –una entidad que recoge a varios representantes de la sociedad civil del departamento– y estará listo para implementarse en abril del 2015.

Con ese plan, según el Gobierno, ya no será necesario adelantar las fumigaciones con glifosato, que afectan a muchos campesinos, que dicen que sus cultivos legales “se ven afectados por los químicos que los aviones lanzan indiscriminadamente”. De hecho, ese fue uno de los reclamos que  los campesinos presentes en la reunión le expresaron al Primer Mandatario.

“Yo vendré aquí a reunirme con los cocaleros para poner en marcha el plan. Hagamos del Putumayo un plan piloto y anticipémonos al primer punto o al tercer punto allá en La Habana. No hay por qué esperar. Comencemos ya a hacer ese plan, lo ponemos en marcha y ahí sí podemos decir que nunca más habrá fumigación”, les respondió Santos.

Lo cierto es que en Putumayo ya existen experiencias exitosas de sustitución de cultivos, como la de Condimentos Putumayo en Villagarzón (ver historia) o la de la Asociación Agropecuaria Industrial Loro Dos en el Valle del Guamuez (ver historia). Pero hasta el momento no han sido suficientes para parar el crecimiento de la coca en el departamento.

Por eso es importante que el anuncio de Santos no se quede sólo en palabras. Los casos exitosos demuestran que para que la sustitución de cultivos ilícitos funcione, las familias campesinas deben contar con el apoyo de empresas de la zona, las autoridades locales y, sobre todo, el Gobierno Nacional. Si un plan de estas características se aplica a nivel macro en todo el departamento, los resultados podrían ser sorprendentes.

Además, no es una mala idea que el Putumayo sea un termómetro de lo que va podría significar la implementación de una parte de los acuerdos de paz que eventualmente se firmen en Cuba.


Vea aquí el especial de Reconciliación Colombia acerca de los casos exitosos de sustitución de cultivos.