25 años de uno de los peores atentados de Pablo Escobar

El 27 de noviembre de 1989 el Cartel de Medellín voló en pleno vuelo un avión comercial de Avianca que se dirigía de Bogotá a Cali con 107 pasajeros abordo. Todos murieron. Hablamos con sus familias 25 años después.

27 de noviembre de 2014



Hay fechas que no se olvidan y que cada año nos traen a la memoria los peores recuerdos. En Colombia, tristemente, esos casos abundan, pues desde hace más de seis décadas el país ha estado inmerso en varias oleadas de violencia.

Una de las peores estaba en su apogeo finalizando la década de los 80, cuando el Estado libraba una de las batallas más cruentas de su historia: la guerra contra el narcotráfico, y más específicamente, contra Pablo Escobar y el Cartel de Medellín.

Pero a pesar de que había cierta costumbre a las bombas y los magnicidios, hace exactamente 25 años –un 27 de noviembre de 1989– los colombianos se levantaron con una noticia que los estremeció: un Boeing 727-21 de Avianca que viajaba entre Bogotá y Cali explotó en el aire a las 7:18 de la mañana, minutos después de haber despegado del Aeropuerto ElDorado.

La causa: una bomba que hombres de Pablo Escobar habían instalado en una de las sillas porque, según las versiones que se conocen hoy, en ese vuelo iba a viajar hasta última hora Cesar Gaviria, entonces candidato a la presidencia de Colombia.

Gaviria se salvó, pero los 107 pasajeros del avión murieron y sus cuerpos quedaron regados en un campo de las montañas de Soacha (Cundinamarca), en medio de partes de avión y restos de los equipajes.

Sus familiares, que minutos antes los habían despedido en el aeropuerto, vieron suspendidos sus sueños y proyectos. Niños que nunca conocieron a sus padres, mujeres que perdieron a sus esposos y quedaron a la cabeza de sus familias, o padres que no volvieron a ver a sus hijos.

Reconciliación Colombia, en el marco de un especial construido por el equipo periodístico de El Tiempo, habló con algunos de los familiares que perdieron a sus seres queridos en el atentado, y constató que 25 años después, varios de ellos han logrado pasar la página.

A pesar de que los recuerdos de ese día siguen estando presentes y que el dolor muchas veces vuelve al recordar los momentos difíciles, sus vidas siguieron adelante y hoy tienen nuevos sueños y proyectos por cumplir.

Entre todo hay una luz de esperanza; la Unidad de Víctimas, luego de una batalla administrativa y legal, aceptó que ellos cumplían los requisitos para ser aceptados por la Ley de Víctimas promulgada en 2011 por el Gobierno Nacional, lo que les abre la puerta para reparaciones y atención integral.

Además, aunque todos siguen esperando que se sepa verdad y que llegue la justicia, que aún es esquiva, algunos  hoy hablan incluso de perdón.

Sus historias son el ejemplo de cómo la violencia ha afectado a millones de colombianos en todo el país, pero también son una muestra de resistencia y coraje, que nos recuerda el porqué debemos reconciliarnos y la necesidad de construir una nueva Colombia.

Para conmemorar la fecha nos unimos al foro que la Fundación Colombia con Memoria, que agrupa a los familiares de los 107 pasajeros que murieron ese día, está realizando en el 'Centro de Memoria, Paz y Reconciliación' de Bogotá (ver la información sobre el evento).

Además, compartimos el especial de El Tiempo sobre los 25 años del atentado, en el cual colaboró Reconciliación Colombia, y un video con los testimonios de las víctimas.


Vea aquí el especial de El Tiempo