Las cartas de los universitarios a los actores del conflicto

Estudiantes de la Universidad de los Andes reunieron mensajes que le harán llegar a víctimas, desmovilizados, miembros del Ejército y a los negociadores en La Habana.

5 de diciembre de 2014

Este viernes, en el auditorio Mario Laserna de la Universidad de los Andes, los estudiantes de esa universidad entregaron una serie de mensajes dirigidos a víctimas del conflicto, desmovilizados, militares y a los delegados del Gobierno y las Farc que están negociando la terminación del conflicto en La Habana (Cuba).

Durante un mes, y por iniciativa del Consejo Estudiantil Uniandino (CEU),  se adelanto la campaña ‘Envíales un mensaje’ por medio de las redes sociales y el correo institucional, en la que se invitó a los alumnos de la universidad a expresarse por medio de cualquier medio, para  desearles una feliz navidad a los actores del conflicto armado que vive el país desde hace más de medio siglo.

En paralelo, se pusieron buzones en algunos de los puntos más poblados de la universidad y se habilito un correo electrónico en el que los organizadores de la iniciativa recibieron cientos de cartas, poemas, dibujos, ensayos, videos y hasta un documental.
La iniciativa fue tan bien recibida, que se unieron estudiantes del Externado, la Javeriana y la Libre.

“Fue un ejercicio pedagógico para que los estudiantes reflexionaran acerca de la complejidad de la guerra. El objetivo es que entiendan que el conflicto no es en blanco y negro, sino en grises”, cuenta Diego Benavides, uno de los que impulsó la idea desde el CEU.

Los mensajes fueron entregados hoy a representantes de cuatro entidades: la Fundación Matamoros, que los hará llegar a los militares; la Iglesia Católica, que se comprometió a entregarlos a víctimas del conflicto; la Agencia Colombiana para la Reintegración, que se los llevará a varios desmovilizados; y las Naciones Unidas, que los entregará en la mesa de la Habana.   
La idea nació cuando a la universidad llegó una invitación para participar en una campaña que consistía en enviar mensajes navideños a los soldados y otros miembros de las Fuerzas Armadas.

“A nosotros nos pareció que la paz no sólo se construye escribiéndoles mensajes a los militares, sino a los otros actores, como las víctimas. Así que nos inventamos algo totalmente independiente: que el estudiante le enviara un mensaje navideño a quien quisiera”, cuenta Diego.  

“Salir de la burbuja”

Pero esta no es la primera iniciativa de paz que se emprende en la Universidad de los Andes.

En el marco de la campaña Soy Capaz, por ejemplo, el consejo estudiantil decidió bajar los torniquetes un día y permitir la entrada de cualquier persona a las instalaciones de la universidad.

En un principio la respuesta no fue la esperada. En redes sociales, un grupo grande de estudiantes se mostró en contra de esa iniciativa porque temían por la seguridad dentro de la universidad si las instalaciones quedaban abiertas a cualquier persona.
“Eso nos mostró que la gente tenía miedo al contacto con el resto del país. Algo que es entendible, porque aquí vivimos en una burbuja”, cuenta diego.

Sin embargo, al final la jornada tuvo un balance positivo. Varias personas de los alrededores de la universidad pudieron entrar por primera vez a Los Andes, y algunos estudiantes invitaron amigos y personas que nunca habían pisado ese centro educativo.

Luego se realizó una jornada de recolección de libros para niños y otra en la que los estudiantes invitaron a almorzar a las personas que hacían el servicio en la universidad y a quienes atendían las fotocopiadoras de la zona.

“Nuestra intención es incomodar a los estudiantes, sacarlos de su zona de confort y que se planteen cosas como  ¿qué le voy a escribir a un guerrillero, un desmovilizado, un militar o una víctima?”.

Para el próximo año, el CEU planea continuar con actividades para promocionar una cultura de paz en los estudiantes y ayudar a que comprendan las complejidades de un país como Colombia.