Farc declaran cese unilateral al fuego por tiempo indefinido

En un comunicado, el grupo guerrillero anunció que desde el 20 de diciembre implementarán un “cese al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido”, pero dicen que lo podrían dar por terminado si el Ejército los ataca.

17 de diciembre de 2014

Cuando se esperaba que la guerrilla de las Farc anunciara en La Habana (Cuba) una tregua navideña para cesar las acciones armadas durante el fin de año, en un comunicado publicado en su página web y leído por Iván Marquez, anunciaron un cese unilateral al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido.

“En atención a que creemos que hemos iniciado un recorrido definitivo hacia la paz acompañado de un proceso constituyente, hemos resuelto declarar un cese unilateral al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido, que debe transformase en armisticio. Para el logro de su pleno éxito, aspiramos contar con la veeduría de Unasur, Celac, el Cicr, y el Frente Amplio por la Paz”, dice el documento.

Según la guerrilla, el cese comenzaría el próximo 20 de diciembre si existe la disposición de al menos una de esas organizaciones para hacerle una veeduría al proceso.

Sin embargo, aclaran que el cese se dará por terminado si constatan que las estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la Fuerza Pública. Lo que podría interpretarse como una forma de obligar al Gobierno a un cese bilateral de acciones, pues si el Ejército ataca a la guerrilla (cumpliendo su labor constitucional) esta podría terminar la tregua.

Por lo pronto, la guerrilla aclara que la decisión está siendo comunicada  formalmente al Gobierno Nacional y a organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional, la Unasur y el Papa Francisco.

En el momento clave

Desde el inicio de las negociaciones, las Farc han pedido un cese bilateral al fuego, pero el Gobierno ha negado esta posibilidad porque dice que la guerrilla aprovecharía la libertad de movimiento en el territorio nacional para fortalecerse, como sucedió en ocasiones anteriores.

Algunos sectores sociales, incluyendo a la mayoría de las víctimas que fueron a Cuba, han pedido que las partes declaren una tregua bilateral mientras adelantan las negociaciones, para detener “el baño de sangre en Colombia”.

Otros, como el uribismo y el Procurador, han dicho que el Gobierno debería exigirle a la guerrilla cesar toda acción armada para sentarse en la mesa.

Lo cierto es que desde el secuestro del General Rubén Darío Alzate, la opinión pública ha estado hablando de desescalar el conflicto armado, que no es otra cosa que bajar la intensidad del conflicto, y el anuncio podría ser un gran paso en ese sentido, si al cese se le ponen reglas claras y los veedores hacen bien su trabajo.

La única experiencia que podría considerarse similar en Colombia se dio en el Gobierno de Belisario Betancur, con el primer cese bilateral al fuego, que también ha sido el más prolongado en el tiempo. Este se dio entre marzo de 1984 y agosto de 1986, y se creo una Comisión de Verificación para vigilar que este se llevara a cabo. Sin embargo,  las acciones de conflicto que siguieron dandose en territorio nacional terminaron por retrasar los diálogos, mientras los negociadores aclaraban cada suceso.

En este caso, aunque el cese no es bilateral, las Farc están pidiendo veedores internacionales que verifiquen el cumplimiento de lo prometido. La Defensoría del Pueblo, por su parte, ya se ofrecio a vigilar el cese con su Sistema de Alertas Tempranas (SAT).

Por lo pronto, el anuncio de las Farc termina un año turbulento para el proceso de paz, que logró sobrevivir al recrudecimiento del conflicto, las elecciones presidenciales y la crisis generada por el secuestro del General Alzate.